Oraciones por los hijos

Amarlos es proteger a nuestros hijos diariamente con la Sangre Preciosa de Cristo, colocarlos bajo Su cuidado, y confiárselos -o consagrárselos- diariamente en la Oración.

Las oraciones por nuestros hijos, pero muy especialmente, la devoción a la Preciosa Sangre de Jesús, son un Arma Poderosa. Esta última rezada diariamente, al igual que el Santísimo Rosario, son insoportables latigazos para el demonio, quien ronda como león rugiente, , especialmente a los más vulnerables y alejados de Dios, buscando a quién devorar (1 Pedro 5).

Oraciones por los hijos

Señor, Padre todopoderoso, te damos gracias por habernos dado estos hijos.

Es una alegría para nosotros, y las preocupaciones, temores y fatigas que nos cuestan, las aceptamos con serenidad.

Ayúdanos a amarlos sinceramente. A través nuestro has hecho surgir vida; desde toda la eternidad tú los conocías y amabas. Danos sabiduría para guiarlos paciencia para instruirlos vigilancia para acostumbrarlos al bien mediante nuestro ejemplo.

Fortaleces nuestro amor para corregirlos y hacerlos más buenos.

Es tan difícil a veces comprenderlos ser como ellos nos desean, ayudarlos a hacer su camino.

Enséñanos tú Padre bueno por los méritos de Jesús tu Hijo y Señor nuestro. Amén

Oraciones por los hijos II

Gracias Dios por mis hijos, por sus preciosas vidas hoy te pido que los protejas del mal, que seas un escudo alrededor de ellos, que sean librados de peligros, de personas con malas intenciones, malas palabras y mala reputación.

Señor, que tus ángeles cuiden a mis hijos, protégelos de toda enfermedad o virus del ambiente, que haya un cerco protector dondequiera que vayan, cuando entren o salgan del hogar sean bendecidos, cúbrelos con tu sangre preciosa que derramaste en una cruz para salvación.

Señor, que mis hijos busquen hacer lo que es correcto, que sus pies no los lleven a lugares de maldad, guarda sus mentes de pornografía, de necedades, de planear el mal contra otros, líbralos de vivir en falsedad y en mentiras.

Gracias Señor por amar a mis hijos y por escuchar mi oración. Con todo mi corazón te alabo y te bendigo porque eres mi Dios y mi salvador. Amén.

Oraciones por los hijos III

En el Nombre de Dios Padre, Dios Hijo, Dios Espíritu Santo, sello y protejo, con el Poder de la Sangre, de Jesucristo el Señor, a: (en este momento nombre a todos sus hijos), sello su consciente, inconsciente, subconsciente; ser físico, ser biológico, psicológico, material, y espiritual.

Los sello y los protejo, con el Poder de la Sangre Preciosa, de Jesucristo el Señor, de todo accidente, dentro y fuera de la escuela o trabajo, de cualquier atropello, al cruzar calles o avenidas; de alcoholismo, tabaquismo, drogadicción, sexualidad, sensualidad, lujuria, obscenidad.

Los sello y los protejo, con el Poder de la Sangre de Jesucristo, el Señor, de sufrir algún secuestro, secuestro, o de la enfermedad de la Influenza; de sufrir algún robo, abuso de autoridad, por parte de cualquier maestro, o abuso de cualquier compañero; de riñas dentro y fuera de la escuela, o de su trabajo.

Los Sello y los protejo, con la Sangre de Jesucristo, el Señor, de pandillerismo, de algún mal golpe, de caerle mal a alguien, de venganza, de apatía, de indiferencia ante cualquier dolor ajeno, de indiferencia a la Eucaristía, de desprecio a la virginidad, desprecio al respeto a los adultos, y a los propios padres.

Los Sello y los protejo con el Poder de la Sangre de Jesucristo, el Señor, de cualquier maldición, de parte de cualquier maestro, compañero, o jefe de trabajo, u otras personas. De abuso de autoridad, física y verbal, psicológica y mental. De cualquier persona que los quiera engañar, sonsacar o involucrar en cualquier problema que no les corresponda.

Los Sello y los protejo con el Poder de la Sangre de Jesucristo, el Señor, de cualquier desilusión, obsesión, depresión; enfermedad física y mental. Señor Jesucristo ¡derrama tus Bendiciones sobre mis hijos! ¡Derrama tu Preciosa Sangre sobre su cerebro!, para que tengan buena retención en sus clases. Que tu Sangre Señor Jesucristo, fluya por sus venas, y Señor Jesús ¡escóndelos en el Corazón Inmaculado, de la Santísima Virgen María! En el Nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Sigamos Orando por nuestros hijos….

En el Nombre, y bajo la Autoridad de Jesucristo, el Señor, ato todo principado, poder y fuerza espiritual del Mal, en las regiones de maldad, que están influenciando a: (mencione los nombres de sus hijos…).

Esa influencia contra ellos, queda cancelada, por el Poder de la Sangre de Jesucristo, el Señor. Ato, y rompo, en el Nombre de nuestro Señor Jesucristo, y con el Poder de su Preciosa Sangre, los espíritus de hechicería, ocultismo, satanismo, rechazo, suicidio, ira, odio, resentimiento, amargura, orgullo, miedo, decepción, incredulidad, esquizofrenia, sensualidad, sexualidad, lujuria, obsesión, adicción, manipulación mental, comportamiento compulsivo, falta de perdón, soberbia, drogas, alcoholismo. Ato esos Poderes, y los poderes de la música rock, y de chatear por el Internet, y los espíritus que contiene el Internet.

Declaro que están anulados por completo en la vida de mis hijos. La ceguera que el Enemigo ha puesto en mis hijos, debe irse, en el Nombre de Jesucristo el Señor. Mis hijos van a ver la Luz del Evangelio de Jesús, para que sean enseñados por El, y se multiplicará su paz.

Padre Celestial, Creador de todas las cosas, te doy las gracias por el regalo que nos has dado en nuestros hijos, te pido que mandes Ángeles que los guarden, y los protejan en todos sus caminos. Te pido que proveas para ellos amigos cristianos, que puedan ayudarlos con buenos consejos y buenas influencias. Dios, que maravilloso privilegio y responsabilidad es ser padre; ayúdanos a discernir cuando mis hijos necesitan de nuestras Oraciones y ayuda.

Danos Sabiduría, para ser los padres que debemos ser, y ayúdanos a ser comprensivos con ellos.

Padre Santo, permite que nuestros hijos cumplan el Plan que tú has diseñado para sus vidas.

Que el Espíritu de Dios, Espíritu de Sabiduría, Espíritu de Inteligencia, Espíritu de Consejo y Poder, Espíritu de Conocimiento, y sobre todo, Espíritu de Temor de Dios, repose sobre ellos.

Nosotros depositamos en tus divinas manos, a nuestros hijos, y te agradecemos por amarlos más de lo que nosotros los amamos, y les darás un futuro de Esperanza. Amén.

Oraciones por los hijos IV

Mi Dios yo no puedo estar en cada lugar por donde mi hijo camina, para avisarle si hay peligro o no, pero tu estas con él y todo está bajo tu absoluto control. Yo soy incapaz de conocer lo que está haciendo, pero nada se escapa de tu soberanía. Te pido por favor, que solo en ti busque refugio y no en las malas compañías, ni en los vicios. Que nunca se aparte de ti y que tu misericordia se renueve sobre su vida cada mañana.

Señor camina por mi casa y por favor llévate cualquier tristeza, preocupación, dolor o enfermedad. Con tu santo manto protege a mi familia y aleja a todo aquel que quiera perjudicarnos o quitarnos la tranquilidad. Líbranos de los malos ojos, la envidia y la maldad.

Hoy quiero pedirte Señor por mis hijos. Te ruego que los cubras con tu manto, los alejes del peligro, de la gente mala y de todo cuanto pueda dañarlos. Hoy quiero pedirte que sin importar lo que venga para mí, desvía todo lo malo que venga hacia ellos. No me importa lo que tenga yo que sufrir, solo importa que cuides y bendigas a mis hijos con tu eterno amor. Amen

Oración por los hijos pidiendo su protección

Señor cuida de mis hijos, cúbrelos con tu manto poderoso y protéjelos de todo mal. Ilumínales el camino con tu luz.

Señor por favor rodea a nuestros hijos de amigos y personas que los guíen hacia ti. Aléjalos del peligro y de toda violencia. Guárdalos bajo la sombra de tu protección. Amen.

Padre Eterno que estas en los cielos, hoy te ruego por la salud y el bienestar de mis hijos. Protéjelos del mal como hiciste con tu hijo Jesús. Tu que todo lo ves y todo lo puedes, cuídalos, dale tu protección y haz que el mal no los alcance, ni los toque. Amén.

Oración de bendición

Gracias por mis hijos. Te pido que ellos te miren a través de mí y por ello te sigan. Por favor perdóname cuando cometa un error y ayúdales a ellos a perdonarme también. Señor, te ruego que mis pequeños vean y se den cuenta dentro de su corazón cuánto los amas.

Te pido que ellos sepan sin dudarlo que los amo también… especialmente cuando cometen errores.

Ayuda a mis niños para que sepan que ellos “fueron hechos de una manera tan admirable y maravillosa” según el Salmo 139,14. Y que tienes grandes planes para sus vidas y que les ayudarás a prosperar y tener esperanza… aun cuando los tiempos sean difíciles (Jeremías 29,11).

Te pido para mis hijos la fortaleza para que al hacer cosas difíciles, nunca se rindan. Permíteles, te lo suplico, Señor, que aprendan de sus errores y vuelvan a levantarse cuando caigan.

Dales la sabiduría para reconocer lo que es bueno y lo que es malo. Protégelos de caer en las trampas de la adicción, el abuso, la ansiedad, la depresión, y el orgullo.

Señor, dales la gracia de dirigir hacia Ti a todos aquellos que quieran hacerlos errar su camino, pero a la vez que sean listos al elegir sus mejores amigos.

Te pido que mis hijos entreguen su pequeño gran corazón a Ti. Y cuando alguien trate de quebrantarlos, Tú puedas estar ahí para hacerlos sentir completos otra vez.

Ayúdales también Señor, a tomar buenas decisiones, que tengan impactos positivos en su futuro. Capacítalos con aquello que tienes reservado para ellos. Ayúdales a mantener siempre la mirada firmemente dirigida hacia Ti y hacia Tu voluntad para que estén siempre en sintonía con lo que Tú quieras que hagan.

Dales hambre de Tu palabra, y ayúdales a guardarla celosamente en sus corazones.

Oh Señor, ayúdame a realizar todo aquello que esté en mis manos para enseñarles a ser individuos independientes que te amen, que amen a la gente y sirvan a Tu Palabra. Cuando ellos decaigan y duden de sus habilidades o de su misión en este mundo, ayúdame a decir las palabras correctas portadoras de esperanza.

Gracias por este grandioso regalo que es verlos crecer y aprender. Que nunca me pase desapercibido ni siquiera un día.

Gracias por amar a mis hijos aún más de lo que yo puedo hacerlo. Sus vidas están en Tus asombrosas y amorosas manos, Señor. Míralos, protégelos, y mantenlos saludables, fuertes, inteligentes y amables, para que ellos puedan iluminar con Tu luz.

Con el Poder de Jesús,

Amén.

Oración de una madre por sus hijos

Mi Señor Padre eterno, Fuente de todo consuelo, Te ruego por los hijos Que me has regalado. Tú que ya pensaste en ellos Antes de la creación del mundo Y que les quieres mucho más que yo, Bendícelos siempre, Envía a tus ángeles Para que sus pies no tropiecen Y no les dejes caer en la tentación.

Mi Señor Jesucristo, Que quisiste nacer en una familia, Por tu bendita Madre, Que tanto sufrió al verte en la Cruz, Apiádate de mis lágrimas Y concede a mis hijos La fe que vale más que el oro Y la vida eterna.

Mi Señor Espíritu Santo, Sé para ellos Brisa suave que alivie sus penas, Fuego que arda en sus corazones Y Maestro que les enseñe a orar, Para que nunca se desvíen Del camino que lleva al cielo Y un día podamos sentarnos juntos En el banquete del Reino Que dura para siempre.

Amén.

 

Más oraciones por los hijos