El cristiano, antes y después de comer, tanto si lo hace solo como si comparte los alimentos con otros hermanos, da gracias a Dios providente por los manjares que cada día recibe de su bondad. No deja de recordar, además, que el Señor Jesús unió el sacramento de la Eucaristía al rito de un banquete y que, una vez resucitado de entre los muertos, se manifestó a los discípulos al partir el pan.

El cristiano, cuando se sienta a la mesa, reconociendo en los manjares que le dan una señal de la bendición de Dios, no debe echar en olvido a los pobres que posiblemente carecen del sustento del que él, quizás, disfruta en abundancia. Por eso debe, con su sobriedad, subvenir en la medida que le sea posible a la necesidad de aquellos.

Antes de Comer (Breve)

Señor Dios, te damos gracias porque nos haces partícipes de tus maravillas; te alabamos por los dones de tu amor y te bendecimos por la amistad que nos concedes vivir en torno a esta mesa. Que esta comida en sencillez de corazón y en alegría sea profecía del banquete del reino. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Despues de comer (Breve)

Nos hemos saciado, Señor, con los bienes que nos has dado; cólmanos también de tu misericordia. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

Oración para bendecir la mesa

Tú que eres nuestro Pan de Vida, te pedimos que derrames hoy tu bendición sobre esta mesa y estos alimentos que nos has querido dar en tu bondad.

Tú que naciste en una familia humilde y trabajadora, que conociste la fatiga y la lucha por el sustento diario, ayúdanos a confiar en la Providencia del Padre para que seamos capaces de compartir los bienes que nos regalas con quienes más lo necesitan.

Tú que te sentaste a la mesa de los pobres y de los pecadores, danos el don de la hospitalidad, para recibir en nuestras vidas a los más pequeños, a los que tiene hambre y sed de justicia, de cariño y de paz.

Te damos gracias Señor por tantas bendiciones, por confiarnos estos dones que habremos de recibir en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.

Oración para bendecir la mesa II

Padre, tu nos llamas a estar juntos en esta mesa y has proveído estos alimentos.
Que esta comida fortalezca nuestras mentes y cuerpos para que podamos hacer tu trabajo eficientemente.
Te lo pedimos por Cristo Nuestro Señor.
Amén

Oración para bendecir la mesa III

Bendice estos alimentos que por tu bondad vamos a recibir; bendice las manos que los prepararon, da otro tanto a los que nada tienen y concede tu paz y tu justicia a nuestra Patria.
Amén.

Oración del Padre Pio

Oh Jesús, tú que provees y alimentas a las aves del aire, provee y aliméntanos también a nosotros, que no sabemos ni sembrar, ni segar ni recoger.

Ven, bendice nuestro alimento y dáselo también a los que no lo tienen. Amén

Para cada día de la semana

LUNES

Padre, estamos en la mesa para recibir estos alimentos, son frutos del trabajo de muchos de tus hijos, como aquellos que sembraron la tierra, como los que pusieron su amor en prepararlos para nosotros, para todos ellos te pedimos tu bendición. Antes de comenzar su degustación, te agradecemos por el privilegio de tenerlo en la mesa y de todo corazón deseamos que te sientes con nosotros para acompañarnos de tu amor.

Amén.

MARTES

Amado Jesús, siempre has mirado por nosotros, por nuestras tareas y fatigas, hoy al sentarnos a comer queremos recibir no solo un alimento restaurador de nuestras energías, además deseamos alimentar nuestro corazón de ti, quédate en esta mesa con nosotros, estamos deseosos de reconocerte al partir el pan.

Amén.

MIÉRCOLES

¡Oh Dios! Que alimentaste a nuestros padres en desierto con el maná y nos dista a nosotros a Tu Hijo, Pan de Vida Eterna, pronuncia tu bendición sobre nosotros y estos alimentos, te lo pedimos con sencillez y alegría Señor.

Amén.

JUEVES

Padre amado, pedimos tu bendición para los alimentos de esta mesa, agradecidos de recibirlos y compartirlos y extiende tu bendición a las amorosas manos que los han preparado, de mismo modo, te pedimos que concedas alimentos a los carecen de ellos.

Amén.

VIERNES

Padre bueno, acompañaste al campesino, protegiste al pescador, le distes trabajo al comerciante, me disteis los recursos para suministrarme estos alimentos, es grande tu obra para que me pueda hoy alimentar, acompáñanos en nuestra mesa, protégenos y danos tu fuerza para que una vez alimentados tengamos mucha energía para trabajar por el reino.

Amén..

SÁBADO

Oh Padre, nosotros queremos trabajar a la luz de tu Luz, en la Palabra de tu Palabra, en el sabor de tu Sabiduría, concédenos una bendición para estos alimentos, ellos nos darán la energía para rendir más y mejor, te lo pedimos por tu Hijo, nuestro amado Jesucristo.

Amén.

DOMINGO

Padre amado, estamos participando en esta mesa dominical en la que recordamos la Resurrección del Señor. Queremos que sepas Padre bondadoso, que no podemos vivir sin tu presencia y no podemos tomar estos alimentos sin recibir antes tu bendición, hazla llegar ahora Padre, te lo pedimos por nuestro amado Jesucristo,

Amén.

Fuentes

http://www.yocreo.com
http://sacerdote-eterno.blogspot.com/
http://www.devocionario.com/