Gabriel es mencionado en el Antiguo y el Nuevo Testamento de la Biblia. En el Antiguo Testamento, se le aparece al profeta Daniel (Daniel, 8:15–26, 9:21–27). En el Evangelio de Lucas, Gabriel se le aparece a Zacarías y a María para anunciarles los nacimientos de Juan el Bautista y de Jesús, respectivamente (Lucas, 1:11–38).

En el Libro de Daniel, se le llama “el hombre Gabriel”, mientras que en el Evangelio de Lucas, a Gabriel se lo define como un “ángel del Señor” (Lucas, 1:11). Gabriel no es llamado arcángel en la Biblia, pero es llamado así en las obras del periodo intertestamentario, como el Libro de Enoc. En las iglesias Católico Romana y Ortodoxa a Gabriel se le da el tratamiento de arcángel y de santo, junto con Miguel y Rafael.

Oración a San Gabriel

Dios Señor nuestro, imploramos tu clemencia para que habiendo conocido tu Encarnación por el anuncio del arcángel San Gabriel, con el auxilio suyo consigamos también sus beneficios. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Oración a San Gabriel II

Oh glorioso Arcángel San Gabriel, llamado fortaleza de Dios, príncipe excelentísimo entre los espíritus angélicos, embajador del Altísimo, que mereciste ser escogido para anunciar a la Santísima Virgen la Encarnación de divino Verbo en sus purísimas entrañas: yo te suplico tengas a bien rogar a Dios por mí, miserable pecador, para que conociendo y adorando este inefable misterio, logre gozar el fruto de la divina redención en la gloria celestial. Amén.

Para pedir su intercesión

¡Arcángel Gabriel: embajador de Dios Padre, mensajero de la esperanza, santo Ángel del Señor! Sé tu el mensajero del milagro que espero, sé tu el que solucione mis tristezas y amarguras.

Trae hasta mí el amor de mi Padre el Señor nuestro Dios, para que alivie mis carencias sentimentales, mis necesidades físicas y materiales, para prodigarme la compasión del Señor.

Alivia mi sensación de abandono y soledad, aplaca mi temor, cura mis miedos, mitiga mi angustia.

¡Oh Ángel del Señor! dame el amor de mi Dios.

¡Oh Ángel del Señor!, calma mis penas.

¡Oh Ángel del Señor!, tráeme consuelo.

¡Oh Ángel del Señor!, báñame de luz,

¡Oh Ángel del Señor!, cura mi cuerpo,

¡Oh Ángel del señor!, cura mi corazón,

¡Oh Ángel del Señor!, cura mi alma.

¡Oh Ángel del Señor! trae hasta mi el milagro, las gracias y bendiciones que tanto espero:

(con mucha fe, haga aquí su petición)

Porque tú eres el emisario del Señor mi Dios, tu eres su alabanza, tu compartes con nosotros la Creación. ¡Oh Ángel del Señor! ¡fortaleza de Dios! en esta hora aciaga trae los dones del cielo a la tierra y permite que se produzca el milagro. ¿Qué es la compasión del Señor, ante este tu siervo más humilde y necesitado? La verdad engendra verdad, y Dios es verdad; el amor engendra vida, y Dios es vida; el Señor crea amor y el amor es el milagro.

Oración pidiendo un milagro

San Gabriel Arcángel, bendito ser de luz, gloriosísimo ángel de la paz y la esperanza, fiel y noble mensajero del Padre Eterno y dulce y tierno amparo de nosotros los hombres, hoy te invoco desde lo más profundo de mi ser para que acudas con tus Legiones de Ángeles en mi ayuda, y, por el poder que estas revestido, hagas posible que se realice un milagro en mi vida y se alejen mis sufrimientos y penalidades, pues ya ves que paso por muy malos momentos y siento que mis fuerzas están a punto de desfallecer.
Arcángel san Gabriel, poder y fortaleza de Dios, tú que transitas por los cielos y la tierra, extiende tus alas protectoras y dame el consuelo que busco.
Abrázame para que reciba calor y fortaleza y pueda seguir enfrentándome a mis padecimientos; calma mis ansiedades para que sepa ser paciente; dame sabiduría para salir victorioso-a de esta dura prueba; envíame tu luz para que se clarifiquen mis caminos; dame tu paz bienhechora y purificadora, para que encuentre la tranquilidad que tanto busco y ansío.
Arcángel pleno de virtud y amor, con tu habitual bondad, con tu inmensa generosidad, llega hasta mi y dispénsame tus favores, haz llegar mi difícil petición ante el Altísimo:

(pedir con mucha fe el milagro que se desea recibir)
Arcángel san Gabriel, embajador de Dios Padre, no demores en llevar mi ruego ante su Sagrada Presencia, yo _______ te suplico le trasmitas mi llamada de auxilio y hagas lo posible para que pueda recibir el milagro que tanto preciso en mi vida y así alcanzar la felicidad terrena que tanto deseo.

Tú que eres el portador de las buenas noticias y eres el protector de los hogares, haz que en breve vea solucionados mis problemas.

San Gabriel, Arcángel de la pureza, te amo y te bendigo por todo lo me das, y te doy las gracias por lo que significas para mí, no dejes de guiar los pasos que doy, guarda mis caminos y acompáñame en mi vida, que tu protección, patrocinio e intercesión nunca se alejen de mi para que sea una buena persona aun en los peores momentos, yo _______ te lo agradeceré eternamente, y junto a Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo y la Santísima Virgen María, que es reina tuya y mía, siempre te llevare en mi corazón.
Así sea.
Rezar tres Padrenuestros, tres Avemarías y tres Glorias.

Al sexto mes fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María. Y entrando, le dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.»

Lucas 1, 26-28