Yo ______(Ahora dices tu nombre)_________, me rindo a tus pies, me postro ante ti, para que tu Jesús de Nazaret, te dignes sellar mi casa, mi hogar, mis pertenencias, cada uno de mis seres queridos, mi persona con la bendita sangre del pacto que derramaste a favor mío.

Señor Jesús, te imploro que plasmes el sello de tu sangre sobre este hogar, sobre los cimientos del lugar donde duermo, para que este lugar sea de plena dicha y bendición, sello las ventanas para que todo lo que entre o salga por ella sea para mi bien y los de mis personas amadas, sello el aire que aquí se respira, que sea en todo brisa suave, viento de paz, viento de amor. Coloca Señor Jesús, el sello de tu sangre del pacto derramada en el calvario sobre el techo, paredes, columnas y dinteles, para que todo lo que aquí se reciba sea victoria, gozo y bendición. Cuídala de rayos, tormentas, inundaciones, fallas, así como de cualquier efecto de espíritu, o trabajo de brujería conocido o desconocido que pueda alterar los aparatos eléctricos y electrónicos que puedan alterar el normal desenvolvimiento de la redes de comunicación y que pueda afectar de la forma más mínima la tranquilidad de este hogar.

Coloca el sello del pacto de tu poderosísima sangre que fue derramada en mi favor sobre cada tubería, conducto, cañería, desagües, drenajes, para que en este lugar todo fluya correctamente y evitando cualquier inundación u obstrucción provenidas por otras causas que no sean las naturales o comunes derivadas a su uso.

Plasma tu sello, con la sangre en los distintos lugares de mi habitación, comedor, pasillos, baños. Marca señor con un círculo de Sangre y Fuego Santo, el borde de mi casa, para que sea preservada de todo peligro, daño, maledicencias, accidentes, envidias, robos, hurtos, calamidades, y cualquier plan maléfico que el demonio quiera propiciar. Sella con tu Sangre preciosa que derramaste en la cruz a mi favor, formando una cerca, una reja alrededor de mi hogar, y mis bienes, para que todo ataque del enemigo quede paralizado, destruido, sin ningún poder ante el sello del pacto se ahuyente, se aleje y desaparezca para siempre.

Huye ahora mismo satanás, retrocede ante el sello del pacto que ha sido puesto en este hogar para hacerlo libre de toda artimaña, agresión, astucia, engaño o ardid del demonio, pues tú me compraste Jesucristo de Nazaret, a un alto precio soy tuyo, como así es donde vivo, así como yo te pertenezco, ahora este lugar también te pertenece, que de ahora en adelante, el maligno no pueda tocar ningún bien material ni espiritual, porque hemos sido sellados, y este lugar ha quedado completamente marcado, amordazado, sellado, y protegido con la bendita sangre del pacto que derramaste a favor mío y de toda la humanidad terrenal.

Que la bendita sangre del pacto, quede impregnada sobre esta casa, que queda en _____ (Di la dirección de tu casa)_____ y sobre quienes viven en ella, sobre todos los que en algún momento la visiten, pernocten o no, o simplemente la pisen no dando lugar a ningún tipo de maldición. Baña con tu poderosísima Sangre que libraste en la guerra contra el maligno y la cual venciste sobre el madero en el calvario sobre la puerta principal de esta casa, para que nada malo pueda manifestarse y que todo espíritu maligno llame como se llame, que quiera entrar como quiera entrar, se vea impedido al percibir el sello que se ha hecho en este momento con tu sangre y para que todo el que entre por ella se llene de bendición y salga por ella envuelto en protección quedando ocultos a todas las insidias del maligno.

Que esta misma sangre victoriosa paralice todo poder y plan diabólico que el malvado quiera utilizar sobre mí, sobre mis vienes, sobre las personas amadas, utilizando vecinos, o distintas personas para hablar o actuar en contra mía deshonrando mi nombre, el de mi casa o el de mi familia, callando toda murmuración acción o crítica y que tu preciosísima Sangre me haga invisible a mí y a mi casa ante los ojos de mis enemigos y nos proteja de la persecución, equivocación, derrota ,peleas ,discordias, rabias, iras, intrigas o de cualquier tragedia; que el sello de la bendición quede perpetuado sobre mí, sobre este lugar y sobre todas mis generaciones, para que siempre sea un lugar de paz, prosperidad y siempre sea colmado por el amor de Jesús. Gloria Al Padre Al Hijo Y Al Espíritu Santo, como era en el principio ahora y siempre por los siglos de los siglos.

Amén.