Señor Celestial, Padre Creador de todas las cosas, hoy quiero pedir tu misericordia y compasión para mi mascota, y por mediación de san Antonio Abad, llamado también san Antón, el gran protector de los animales, que tanto amor tuvo estas criaturas, te ruego que no le abandones nunca; concédele salud, que no sufra ni padezca, que no este triste, que no le falten las fuerzas que no sienta dolor ni angustia, que no se sienta solo ni abandonado y que siempre tenga a su lado alguien que le cuide con amor.
Por el poder de Tu amor, permite que (nombre de la mascota) viva feliz y sano, que tenga todo lo necesario según Tu deseo, no permitas que nada ni nadie le cause daño, ni que se pierda o lo roben, yo le quiero como un miembro más de la familia y siempre estaré a su lado.