Querido Señor Jesús, por favor, rodéanos (mi familia / amigos / hogar) con un perímetro de Tu Amor y Protección a lo largo del día de hoy y todos los días.

Señor Jesús, haz que los demonios que están aquí, o traten de venir aquí, queden sordos, mudos y ciegos.
Despójalos de todas las armas, ilusiones, armaduras, poder y autoridad.

Incapacítalos de comunicarse o interactuar de cualquier manera. Envíalos directamente al pie de Tu Cruz, sin manifestación ni daño para ninguno de esta casa, para que sometido a tus pies, sea tratado por ti Jesús como mejor te parezca.

Que Tu Sangre Preciosa nos cubra, el Espíritu Santo nos llene, el manto de amor y protección de María nos rodee, San José nos guíe, los Santos Ángeles y Santos nos guarden y nos protejan de todos los sucesos desafortunados.

Protéjenos del fuego, del robo, del vandalismo, de las inundaciones, de las tormentas, de las dolencias y de los accidentes de toda clase, de la angustia, de la dificultad, de la maldición, y de todas las cosas adversas.

Te lo pido todo en tu nombre Jesús, por intercesión de la Santísima Virgen María. ¡Amén!

San Miguel Arcángel ruega por nosotros!