Oración a Nuestra Señora de Fátima

Nuestra Señora del Rosario de Fátima, Madre de Dios y Madre nuestra, Corredentora del linaje humano, Mediadora de todas las gracias, que habéis protegido a la Iglesia, desde su nacimiento y “habéis vencido todas las herejías, en el universo mundo”, que nos habéis exhortado, en La Salette, en Lourdes y en la Cova de Iria, al arrepentimiento y a la penitencia, que habéis vertido lágrimas, repetidas veces, en vuestras veneradas imágenes a fin de que “no ofendamos más a Dios”, le amemos y le sirvamos fielmente y colaboremos, para que se extienda, hasta los confines de la tierra, el reinado de Cristo, miradnos, “con ojos de misericordia”, de suerte que, en esta “hora de tinieblas”, de incredulidad, de apostasía, de universal depravación, resplandezca en las mentes la lumbre de la fe; arda, en los corazones, el fuego del amor a Dios; brille, en las costumbres, la virtud del Evangelio; reine en las naciones, el “Rey de Reyes y Dominador de los que imperan”, y se cumpla, a plenitud, vuestra maternal y alentadora promesa: “Mi Inmaculado Corazón triunfará”. Así sea.

Jaculatoria:

Nuestra Señora de Fátima, salvadnos.
Proteged a la Iglesia y
apresurad vuestra victoria.

anagrama