Los obispos católicos de Alemania, se han referido esta semana a Martín Lutero, llamándolo un “testigo del Evangelio y maestro de la Fe”, en un nuevo informe publicado el martes por la mencionada Conferencia Episcopal titulado: “La Reforma en perspectiva ecuménica”. En el mencionado texto, el obispo Gerhard Feige, presidente de la Comisión Ecuménica Episcopal Alemana, dice:

“La historia de la Reforma, se ha encontrado con una recepción variable en la Iglesia Católica, donde tanto los eventos como sus protagonistas, fueron vistos durante mucho tiempo, bajo una luz negativa y de manera peyorativa.”

Afirma además, que las diferencias teológicas, han sido “re-evaluadas,” y que “la Iglesia Católica, puede reconocer hoy en día, aquello que era importante en la Reforma,- a saber, que las Sagradas Escrituras son el centro y el modelo para todos los cristianos”.

El informe sugiere que: “Si bien las heridas aún se dejan sentir hasta nuestros días, es gratificante que la teología católica, haya tenido éxito” pero que ” ya es hora de reexaminar con seriedad los acontecimientos del siglo 16″.

Los obispos alemanes describen al fundador del protestantismo, P. Martin Luther, como “un pionero religioso, testigo del Evangelio y maestro de la Fe.” Sostienen que en 1521, el Papa León X nunca dio una “audiencia adecuada” a Lutero y a su “preocupación por la renovación en el arrepentimiento y la conversión.”

Afirman que su teología, sigue planteando un “desafío teológico y espiritual, que tiene implicaciones políticas y eclesiales para el mejor entendimiento de la Iglesia y el Magisterio.”

En sus propios escritos, Lutero es conocido por haber hecho declaraciones impactantes, por ejemplo, enseñando que Jesucristo adulteró tres veces:

Cristo adulteró en primer lugar con la mujer junto al pozo de quien nos dice San Juan. “¿Qué ha estado haciendo con ella?”. En segundo lugar, con María Magdalena, y en tercer lugar con la mujer adúltera a quien desestimó tan a la ligera. Por lo tanto, incluso Cristo, que era tan justo, debe haber sido culpable de fornicación antes de morir.

En año 2015, el Cardenal Gerhard Müller, increpó a los obispos alemanes, señalándoles que se dirigían rumbo al cisma.

Casi un mes después, Francisco llamó a los obispos alemanes para que rindan cuentas de la “erosionada” fe en Alemania. En aquella ocasión se señaló, “Cada vez hay menos católicos que reciben el sacramento de la confirmación o se casan en la iglesia, y el número de vocaciones sacerdotales y a la vida consagrada, ha disminuido severamente.”

Artículo Original
Traducción: Proyecto Emaús