Obispo Hindú alerta sobre una nueva amenaza contra los cristianos: El “intento de conversión”

Crux.- MUMBAI, India – Los nacionalistas hindúes están empleando “el fantasma de la conversión” para acosar a los cristianos y a otras minorías religiosas en la India, denunció el Arzobispo Thomas Menamparampil, SDB, Arzobispo emérito de Guwahati, quien durante una extrevista con el sitio CRUX, habló sobre la situación de los cristianos en el país durante la fiesta de Santo Tomás Apóstol, quien se cree que llevó el Evangelio a la India y fuese martirizado cerca de Chennai. Santo Tomas es el santo patrón del país, y la celebración del 3 de julio, es una solemnidad en la India.

Desde el año 2014, la India ha sido gobernada por el Partido Hindu-nacionalista Bharatiya Janata (BJP), que tiene fuertes vínculos con la Rashtriya Swayamsevak Sangh (RSS), una organización militante nacionalista hindú.

Los incidentes de acoso han aumentado en los últimos meses y son muchos ya los cristianos detenidos por “intento de conversión”. Paralelamente, se han incrementado los casos de vandalismo en lugares de culto.

Aunque la libertad de religión está garantizada por la constitución del país, varios estados indios – incluyendo Orissa, Madhya Pradesh, Gujarat, Chhattisgarh, Arunachal Pradesh, Rajasthan e Himachal Pradesh – tienen leyes anti-conversión dirigidas a prevenir las conversiones “forzadas” o “inducidas” .

El arzobispo dijo que cualquier predicador cristiano, maestro o trabajador social puede ser llamado a corte. “Poco sorprende que los sacerdotes hayan sido hostigados, los educadores que llevan a un grupo de niños para hacer picnic, están siendo interrogados, las hermanas religiosas que toman un equipo de enfermeras para entrenarlas están siendo detenidas por vigilantes que observan cada movimiento”, dijo Menamparampil. “Cuanto mejor sea la persona, mayor será el peligro”.

Señaló que la presencia cristiana es minúscula en el país – alrededor del 2,3 por ciento de la población – y la mayoría hindú se alarma al oír la palabra “conversión”, viéndola como una amenaza para la cultura y la identidad de su comunidad, así, de esta manera es fácil convocarles para hacer frente contra un “enemigo común”.

“De hecho, la mayoría de las personas no se preocupa por la llamada “conversión “, menos aún en los sectores humildes de la sociedad, lo que sucede es que a todos se les puede lavar el cerebro”, dijo.

El arzobispo recalcó que cada vez son más los medios que están bajo control, de lo que llamó “nacionalistas culturales”, mientras que la policía se ha vuelto más flexible a la voluntad de los militantes hindúes. Se teme que esta tendencia pueda llegar incluso a las cortes.

“Con el paso del tiempo, todas las estructuras de gobierno podrían estar bajo control de un régimen totalitario”. El arzobispo resaltó que los miembros de la sociedad civil “no son tan crédulos”, pero que sus voces, son cada vez más débiles, y alertó que el verdadero peligro consiste en que estas sean silenciadas.
El arzobispo advirtió a los cristianos el evitar ser percibidos como un “grupo contencioso”, pero que sin embargo, la Iglesia debe permanecer vigilante, observar e interpretar inteligentemente los acontecimientos, y no ser alarmista; siempre abierta al diálogo.

“La esperanza cristiana, es una fuerza que da confianza, no sólo al creyente, sino que es capaz de sembrar la misma confianza en el corazón de los demás”, dijo.

 

Crédito de la imagen: Assan Times.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *