Nuestra Señora de Chestokova (Częstochowa en polaco), también conocida como la Virgen Negra de Chestokova, es un icono mariano al que se considera la reliquia mariana más venerada en Polonia, y a la que los polacos consideran como uno de sus símbolos nacionales.
Cuenta la historia, que habiendo ya Jesús ascendido al cielo y estando María bajo los cuidados de Juan, llevó consigo a la casa del apóstol, entre algunos objetos de valor personal, una mesa que Jesús habría hecho en el taller de San José, empleando madera de ciprés.

Click para ver imagen completa

Nuestra_Señora_de_Czestochowa


Es sobre esta misma mesa, que poco después, el evangelista San Lucas, habría pintado la imagen de María con el Niño. Aunque esta historia no ha podido ser verificada, lo que si se ha podido determinar con certeza, gracias a algunos documentos del santuario católico de Jasna Góra (“Monte Brillante” en español) en Polonia, es que la imagen viajó desde Jerusalén, pasando por Constantinopla, hasta llegar a Chestokova, en agosto de 1382.

Una historia llena de milagros

monasterio

Los defensores del monasterio resistiendo al invasor sueco.

A la Virgen Negra se le atribuye la milagrosa salvación del Monasterio de Jasna Góra de la invasión sueca del Siglo XVII, durante el episodio histórico conocido como “El Diluvio”, que cambió el curso de la guerra. Allí, un contingente no superior a los 300 hombres, que defendía el santuario, logra prevalecer sobre un ejercito invasor compuesto por 12,000 hombres. Este evento condujo al Rey de Polonia Juan II Casimiro Vasa a “coronar” a Nuestra Señora de Częstochowa (“la Virgen Negra”) como Reina y Protectora de Polonia en la Catedral de Lwów el 1 de abril de 1656.

vistula

La Virgen María aparece en las nubes, de cara al ejercito ruso. Crédito imagen: bliskopolski.pl

Terminada la Primera Guerra Mundial, y Rusia estando ya bajo el control del comunismo, llevaba a cabo sus planes de conquista y de propagación de su tiranía. El día 14 de agosto de 1920, su ejército, había logrado establecerse a orillas del Río Vistula, y terminaba los preparativos para la invasión de la ciudad polaca de Varsovia. En su avance, los bolcheviques habían salido airosos en múltiples batallas, capturando importantes centros estratégicos. En la ciudad, a la sazón, tanto habitantes como defensores, acudieron como otras tantas veces, a su Madre del Cielo, a la que sacaron en procesión e imploraron su intervención.

Cuando la caída de la ciudad era inminente, un grupo de Ulanos (soldados a caballo del ejercito polaco), logra atravesar las lineas bolcheviques y destruir la estación de radio rusa, desbaratando su coordinación. Al mismo tiempo, de manera milagrosa, el ejercito polaco lograba sostener la arremetida directa de las fuerzas rusas y poco después, la imagen de la Virgen María hacía su aparición sobre las nubes de la asediada ciudad, lo que ocasionó que muchos soldados bolcheviques se replegasen, permitiendo al ejercito polaco, pasar de defensor a atacante. A este episodio se le conoce como “El Milagro del Vistula”.

El origen de los rasguños

Luego de su llegada a Chestokova, la imagen de la Virgen Negra pasó a ser parte de las posesiones del príncipe polaco, San Ladislao, quien le otorgó un lugar especial en su palacio de Belz. Es en aquel lugar, que durante el asedio de los Tártaros, que una flecha enemiga, logra entrar por una de las ventanas, impactando en el icono, dejando un rasguño en la parte de la garganta.

En 1430, durante la invasión de los herejes husitas, el monasterio de los Padres Paulinos (quienes tenían a su cargo el cuidado de la imagen) es arrasado por el invasor, el que saquea el convento y carga con la imagen de la Virgen Negra en una carreta. Tras avanzar una corta distancia, los caballos que tiraban de la misma, se niegan a avanzar, lo que ocasiona que un enfurecido soldado, arrojase la imagen al suelo. Esta se rompe en tres pedazos. Sacando su espada, el soldado golpea la imagen ocasionado las “cortaduras” en el rostro. Cuando se disponía a asestar el tercer golpe, cae muerto fulminado.

Tanto las cortaduras en el rostro como la marca dejada por la flecha en la garganta, han reaparecido siempre, sin explicación lógica, a pesar de los múltiples intentos de restauración.

Fuentes:
http://www.corazones.org/maria/czestochowa.htm
https://es.wikipedia.org/wiki/Virgen_de_Cz%C4%99stochowa
http://www.upranet.com.ar/_esp/?p=768
http://www.sigloxxieditores.com/libros/Varsovia-1920/9788432313714