Mientras que la situación de los cristianos en medio oriente va de mal en peor y pareciera no tener solución a puertas, algo sorprendente ha venido sucediendo. Muchas personas han tenido experiencias sobrenaturales tanto en sueños como en visiones. Estos encuentros no están limitados a territorios controlados por extremistas, es más bien un fenómeno sucediendo a lo largo del Medio Oriente.
Muchos de estos musulmanes convertidos al cristianismo, prefieren mantener sus identidades en secreto, pero comparten sus experiencias para dar testimonio de este hecho sin precedentes.

“Yo estaba solo en el desierto, perdido. A lo lejos en el horizonte, no había nada más que arena. Sentí la arena bajo mis pies descalzos. De pronto vi algo extraordinario en el medio de la nada: Una inmensa cruz de madera emergía de la tierra, levantándose y dejando caer la arena que levantaba consigo desde la tierra”.

Ese es el comienzo de la narración del sueño del joven musulmán Emina Emlonic. un sueño sobre Jesús.

Continúa:

De pronto, sentí que era participe de mi propio sueño, como si fuese un espectador. La visión de la cruz no me dio ni miedo ni gozo. Sentía curiosidad y comencé a moverme hacia ella, casi flotando. Era la cosa más magnifica que nunca había visto o imaginado. Al llegar cerca de la cruz, de pronto apareció un hombre caminando hacia mí.
Era ancho de hombros, el hombre daba zancadas grandes, tenía tez oscura, el pelo largo y estaba vestido con una túnica blanca.
Inesperadamente, pase de ser espectador a participe de mi propio sueño. Yo estaba ahora en el. Caminando hacia aquel hombre. De inmediato supe que era Jesús. Sin saber la razón, caí pronto sobre mis rodillas. Se aproximó y tocó con su mano derecha”.

 

Otro hombre, esta vez un saudí, narró su sueño, mismo que comenzaba con una horrible escena:

“Una noche mientras dormía, tuve este horrible sueño de ser llevado al infierno. Y lo que allí vi me dio realmente miedo. Estos sueños pasaban cada noche, al punto de preguntarme a mi mismo, la razón detrás de los mismos. De pronto Jesús apareció y me dijo: Hijo, yo soy el camino, la verdad y la vida. Si tu me das tu vida y me sigues, te salvaré del infierno que acabas de ver.

Esto fue una gran sorpresa para mi por que yo no sabía quien era este Jesús. Por supuesto el es mencionado en el Corán en donde es presentado como un profeta pero no como salvador. Y así, de pronto me puse a buscar a algún cristiano que me pudiera aconsejar sobre la visión de Jesús que tuve”.

Y así, encontró a un cristiano egipcio pues el cristianismo esta totalmente prohibido en Arabia Saudita.

Otro converso bajo el seudónimo de Mark comparte su experiencia:

Recuerdo algunas marcas en su rostro y que vestía una gran corona, la corona de un rey. De pronto una gran luz comenzó a salir de cada parte de su cuerpo y vi mucha gente de rodillas frente a Él. Ese sueño todavía sigue vivo en mí todos los días. Me sentía como si estuviese en el cielo. Este sueño se convirtió en el punto de quiebre de mi vida.
Esto le está sucediendo a muchas personas. No tiene idea de a cuantas personas se les está apareciendo Jesús. Siento que todos están buscando la verdad. Lo que está pasando la gente de Irán, es muy difícil y el único que puede cambiar esa situación es Cristo”.

Estas experiencias han venido a ser algo relativamente común en el Medio Oriente y debido a ellas, muchos se han convertido al cristianismo. Incluso algunos extremistas se han convertido despues de soñar con lo que describen como “un hombre vestido de blanco”.