Una inmensa procesión en nombre de la paz, tuvo lugar el 9 de Julio en Ucrania y contó con la participación de más de 80,000 personas.

La procesión, que llevó una inmensa cruz, partió desde el este de Ucrania, atravesando las calles de Kiev, hasta llegar hasta el Monasterio de las Cuevas, uno de los monasterios de más alto rango en la Iglesia Ortodoxa.
La procesión estuvo inundada por fieles que llevaban consigo crucifijos, Iconos de la Virgen María, diversas imágenes de santos y una inmensa cruz trabajada en madera. Al llegar al monte San Vladimir, la multitud guardó silencio y las más de 80,000 almas, elevaron sus plegarias a Dios pidiendo la paz.

El evento que se llevó a cabo a lo largo de todo el día, contó con la protección de más de 6,000 efectivos policiales y no se reportaron incidentes.

El objetivo de la marcha fue el dejar sentir la voz del ciudadano común con la esperanza de poner fin a la “guerra civil” que azota la región por ya varios años.
Disparos de artillería salidos desde Ucrania han venido impactando sobre población civil en Donetsk, acción que el propio pueblo Ucraniano ha repudiado.