Los moros no pudieron destruir la imagen de Nuestra Señora

Este milagro ocurrió la segunda vez que el jefe moro Abu Yussaf cruzó la frontera con su ejército para atacar Córdoba en España y la región alta del Guadalquivir en el año 1277.

Debido a que los católicos fueron tomados por sorpresa, Abu Yussaf y sus moros, asaltaron ciudades y castillos y saquearon iglesias, llevándose las campanas, robando altares, destruyendo crucifijos y estatuas y no dejando nada atrás.

Un día, los moros irrumpieron en la iglesia en un pueblo cerca de Martos, en el Reino de Jaén, y se llevaron una estatua de la Virgen María. Cuando regresaron a su campamento, decidieron destruirla. Sacaron sus espadas y uno de ellos lo golpeó en el brazo y cortó una gran pieza de él. Dios, sin embargo, vengó el abuso de esa imagen; le dio al moro tal herida que perdió su brazo cuando la espada se le escapó de la mano.

Cuando los moros vieron esto, decidieron apedrear la imagen. Sin embargo, a pesar de que tiraron piedras a la estatua desde cerca, no pudieron dañarla. Enfurecidos, decidieron quemarla y levantaron para tal propósito un gran hoguera. Aunque la estatua estuvo en el fuego durante dos días, Dios, quien salvó a Hanamías, Misael y Azarías del horno de fuego en Babilonia, también salvó la estatua de la destrucción.

Finalmente, los moros acordaron tirar la estatua en el río y para asegurarse de que se hundiría, ataron una pesada piedra alrededor de su cuello. Aunque la estatua cayó en un fuerte remolino, la imagen de la Virgen, permanecía a flote.

Al ver esto, los moros se dieron cuenta de que había una gran potencia inherente en la estatua, la sacaron del agua y se la vendieron al Rey de Granada. El rey de Granada ordenó a algunos de sus hombres llevar la estatua al rey de León y a Castilla y contarle todo lo sucedido.

Cuando Alfonso X, que estaba entonces en Segovia, escuchó todo lo que había pasado, vistió la estatua con ropa rica y la guardó en su capilla. Luego ordenó que se escribiera la historia de cómo se salvó la estatua del daño, para que todos supieran que simbolizaba la protección de la Virgen para con el Rey y su reino.

 

1 Respuesta

  1. Kzri dice:

    Hermosa historia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *