mdnt

Hoy en día, muchas cosas que antes se consideraban como “malas” son ahora parte de la cultura dominante. Echemos un vistazo por algunas de estas abominaciones.

Aborto

Este horror ha sido legalizado en los Estados Unidos desde el 22 de enero de 1973. En una bastante extraña decisión judicial, tomada por el Tribunal Supremo de Estados Unidos, Roe vs. Wade estableció por primera vez en EE.UU. que la Constitución garantiza a cada estadounidense el “derecho a la privacidad.” Ahora, este derecho a la privacidad es invisible en la Constitución, ya que no se menciona en ninguna parte en el documento, como sí sucede con el derecho a la vida, presente en la Declaración de Independencia. Sin embargo, los jueces lo encontraron allí, de alguna manera, y lo usaron como punto de partida, para luego decir que ahora las mujeres, tienen derecho a matar a su bebé antes de nacer. Todo este salto de lógica, bastante difuso, deja aún a las personas más inteligentes, rascándose la cabeza, ya que no existe el derecho al aborto en la Constitución.

Hoy en día, con dispositivos de localización GPS obligatorios en todos los vehículos nuevos vendidos, la NSA espiando nuestras llamadas de teléfono celular, y el gobierno apropiándose del Internet a través de la FCC , ¿existe realmente privacidad alguna? Por supuesto que no! Así que ahora que ya no tenemos derecho a la intimidad, tal vez el Tribunal Supremo, podría actuar más como el Ser Supremo y acabar con este infanticidio. El diablo odia el fruto del vientre, pues Jesús mismo lo santificó, viviendo allí durante nueve meses.

Incluso la “Enseñanza de los Doce Apóstoles,” o la “Didajé” desde el primer siglo, advierte contra el aborto en el capítulo dos. (En aquel entonces, había drogas procedentes de plantas que se utilizaron para abortar los niños).

Homosexualidad

La atracción hacia personas del mismo sexo, ha estado en el mundo, como se menciona en el Antiguo Testamento, desde los días de Sodoma y Gomorra. Como católicos, estamos llamados a amar a los homosexuales y a orar por ellos, pero eso no significa que tengamos que estar de acuerdo con su agenda. Tanto Sodoma como Gomorra, fueron destruidas a causa de la homosexualidad, no debido a “la falta de hospitalidad” hacia los ángeles, como la propaganda actual podría hacer creer.

La Biblia, dice que los hombres de la ciudad exigieron que los visitantes masculinos de la casa de Lot, salieran de manera que puedan “conocerlos”. En una respuesta muy rara, Lot ofreció a sus dos hijas a esta pervertida multitud, la que las rechazó, prefiriendo a los hombres en su lugar. En el libro del Nuevo Testamento de Judas 1: 7 dice que Sodoma y Gomorra se dedicaban a vicios contra la naturaleza y sirvieron, al ser sometidos al castigo del fuego eterno,  como un ejemplo para nosotros.

¿Cuántas personas hoy en día “siguen la corriente” de la agenda homosexual radical, abrazando el llamado “matrimonio homosexual?”. Nunca es una virtud el abrazar el pecado; más bien, es un vicio. Satanás ha disfrazado a esta agenda radical, que se burla de la primera alianza de Dios con la humanidad, el matrimonio (Adán y Eva), como una cuestión de derechos civiles en lugar de una cuestión moral. El movimiento homosexual radical, también se burla de la alianza con Noé, mediante el uso de una bandera del arco iris como su estandarte. Las naciones se están volviendo como Sodoma y Gomorra, y por lo tanto, su final tendrá que ser exactamente el mismo.

Investigación de células madre embrionarias

El presidente George W. Bush abrió esta caja Pandora cuando permitió la investigación con células madre embrionarias de bebés abortados, la que según muchos es la clave para la cura de enfermedades, hasta la fecha, esta afirmación ha demostrado ser totalmente falsa. Para el registro, la Iglesia sí permite la investigación de las células madre adultas pues esta investigación SI ha demostrado ser fructífera. A pesar de las súplicas

El suicidio asistido

La Sociedad Hemlock ha influido poderosamente en varios estados en los que se promueve su filosofía “derecho a morir”. Los médicos que una vez que tomaron el juramento hipocrático de “no hacer daño y aliviar el sufrimiento” ahora ayudan a las personas con depresión y enfermedades terminales a que se suiciden. Por supuesto, Dios dice “No matarás”, pero a muchas personas muy “modernas” les importa muy poco lo que Dios ha mandado.

La anticoncepción artificial

La anticoncepción artificial fue alguna vez considerada como pecaminosa por todas las religiones. El cambio comenzó a darse cuando en 1930,  la Iglesia Anglicana la declaró como no pecaminosa. Desde ese entonces, todas las iglesias protestantes han “rebajado” a este antiguo pecado, para considerarlo ahora como algo benéfico. Dios dijo a Adán y a Eva: “Fructificad y multiplicaos”. Para enfatizar esto, también le dijo a Noé y su esposa lo mismo. Así que, hoy en día muchas parejas desean limitar el número de hijos. Dejan de confiar en Dios Todopoderoso para darles el número correcto de los niños en el momento adecuado en sus vidas, para confiar en los productos químicos y / o el látex en su lugar.

Dios ama a los niños, y ellos son la razón por la que creó el sexo. Incluso dice el Salmo 127 que “Los hijos son una herencia del Señor, los frutos del vientre son una recompensa” Por supuesto, la anticoncepción artificial, otorga a una gran cantidad de hombres y mujeres,  licencia para “perder el tiempo” para no tener que sufrir “la pena” de tener un bebé. Sin embargo, no es 100% segura ni a prueba de tontos, y estas son justamente las razones  por las que el  aborto se ha convertido en el plan de contingencia preferido cuando la anticoncepción artificial falla. De hecho, en todos los países en donde la anticoncepción artificial fue legalizada, pronto se legalizó también el aborto.

Conclusión

Hay otros males a los que el mundo moderno, considera hoy por hoy como “buenos y correctos”, pero no lo son. Parece que a nuestra sociedad, los diversos medios de comunicación le hubiesen lavado el cerebro, al punto que se ha llegado a aceptar que el mal es bueno. Nuestra sociedad actual, vive en una nueva “edad oscura”, donde periodistas, científicos, políticos y profesores, ensalzan las supuestas virtudes del aborto y se niega públicamente a Cristo.

La tolerancia del mal nunca es una virtud; más bien, es siempre un vicio. Nuestra “moderna” cultura del siglo XXI, nos exige ahora que toleremos el mal e ignoramos a la Sagrada Escritura y a la Tradición. Sólo los más fuertes entre los hijos de Dios, sobrevivirán estas arremetidas, a través de la oración, el rosario, Comunión frecuente, y la lectura diaria de la Biblia.

Ahora es el momento, este es el lugar, para declararnos uno con Cristo.

Como dijo Jesús en Lucas 18: 8: “Cuando el Hijo del hombre venga, ¿encontrará fe en la tierra?”

 

Fuentes:

Artículo Original: http://www.catholicstand.com/cultural-evils-floating-with-the-current/
Autor: Ray Sullivan
Traducción: Proyecto Emaús