Los Hallazgos del Reporte Ruini sobre Medjugorje

La Stampa.- Trece votos a favor de reconocer la naturaleza sobrenatural de las primeras siete apariciones en Medjugorje, un voto en contra y una segunda votación, que posteriormente dará la decisión final. Esos son los resultados del trabajo llevado a cabo por la comisión Ruini sobre Medjugorje, establecida en el 2010 por el papa Benedicto XVI y presidida por el Cardenal Camilo Ruini.

El papa Francisco mencionó este reporte en la conferencia de prensa en el vuelo de regreso desde Fátima, cuando revelase la distinción entre las primeras apariciones y las posteriores diciendo: «Una comisión de buenos teólogos, obispos y cardenales. Buena, buena, buena. El reporte de Ruini es muy bueno. Muy bueno».

Es bien conocida que la señal que emergiera de las palabras del Pontífice sobre los frutos espirituales y conversiones es positiva («Las personas que van ahí se convierten, la gente conoce a Dios, cambia de vida»), pero es negativa en lo que concierne a las apariciones actuales: «Prefiero a Nuestra Señora como Madre y no a la encargada de la oficina de telégrafos que envía mensajes todos los días».

Una comisión solicitada por Ratzinger

Desde el 17 de Marzo del 2010 hasta el 17 de Enero del 2014, la comisión liderada por Ruini, fue formada por Benedicto XVI. En adición al presidente del CEI, tomaron parte además los cardenales Jozef Tomko, Vinko Puljić, Josip Bozanić, Julián Herranz y Angelo Amato, los psicólogos Tony Antarella y Mijo Nikić, los teólogos Pierangelo Sequeri, Franjo Topić, Mihály Szentmártoni y Nela Gašpar, el Mariologo Salvatore Parella, el antropólogo Achim Schütz, el canonista David Jaeger, el postulador de las causa de los santos Zdzisław Józef Kijas y el oficial de Doctrina para la Fe Krzysztof Nykiel.

Su labor fue la de recolectar y examinar material sobre Medjugorje y presentar un reporte detallado, seguido por una votación de «naturaleza sobrenatural o no» de las apariciones, seguido por un conjunto de «soluciones pastores apropiadas».

El comité se reunió 17 veces y revisó todos los documentos llenado en el Vaticano, la parroquia de Medjugorje y los archivos secretos de la otrora Yugoslavia. La comisión escuchó a todos los videntes y testigos envueltos en las apariciones y desde Abril del 2012, llevaron a cabo la inspección de la villa de Herzegovina.

Descubrimientos positivos durante las primeras apariciones

La comisión notó una marcada diferencia entre las apariciones ocurridas al principio del fenómeno y aquellas que se dieran durante el desarrollo del mismo, por lo tanto, decidieron emitir dos votos distintos en dos fases diferentes. La primera fase comprende y asume que las primeras siete apariciones, ocurridas entre el 24 de Junio y el 3 de Julio fueron eventos de índole sobrenatural, y la segunda fase, conformada por todo lo que sucedió posteriormente a esas fechas.

Miembros y expertos resolvieron con trece votos a favor en reconocer la naturaleza sobrenatural de las primeras visiones. Sólo un miembro votó en contra. El comité argumenta que los seis jóvenes eran físicamente normales cuando fueron sorprendidos por la aparición y nada de lo que dijeron estuvo influenciado ni por los Franciscanos de la parroquia ni terceros.
Ellos se mostraron renuentes en contar lo que había sucedido, a pesar de que la policía los había arrestado y los amenazó de muerte. La comisión también rechazó la hipótesis que postulaba el origen demoníaco de las apariciones.

Las dudas respecto al desarrollo del fenómeno

Con respecto a las segunda fase de las apariciones, la comisión tomó en cuenta la pesada interferencia causada por el conflicto entre el Obispo y los Franciscanos de la parroquia, así también como el hecho de que las apariciones fueran pre-anunciadas y programadas individualmente para cada uno de los videntes y con mensajes repetitivos. Las visiones continuaron a pesar de que los jóvenes dijeran que estas terminarían. Luego está además el asunto de los «secretos» dados a los videntes y caracterizados por su tinte apocalíptico.

En esta segunda fase, el comité votó en dos etapas. Primero tomando en cuenta los frutos espirituales de Medjugorje pero dejando de lado el comportamiento de los videntes.
Sobre este aspecto, 3 miembros y 3 expertos votaron de manera positiva, 4 miembros y 3 expertos dieron opiniones mezcladas con mayoría de votos positivos y los restantes miembros dieron opiniones combinadas. Sí en adición a los frutos espirituales se tomaba en cuenta el comportamiento de los videntes, 8 miembros y 4 expertos creen que no se puede expresar opinión alguna, mientras que el resto votó en contra de la naturaleza sobrenatural de las apariciones.

La solución Pastoral

Habiendo notado que los videntes de Medjugorje nunca recibieron el adecuado seguimiento espiritual, junto con el hecho de que por largo tiempo dejaron de ser un grupo, la comisión ha endorsado el fin de la prohibición a los peregrinajes organizados en Medjugorje.

En adición, 13 miembros y expertos de los 14 presentes, votaron a favor de la constitución de «una autoridad dependiente bajo la supervisión de la Santa Sede» en Medjugorje, así como la transformación de la parroquia en un santuario pontificio. La decisión se basó en razones pastorales -el cuidado de millones de peregrinos, el evitar la formación de iglesias paralelas, transparencia en cuestiones económicas– que no tienen nada que ver con el reconocimiento del origen sobrenatural de las apariciones.

Las dudas de la Congregación para la Doctrina de la Fe

Francisco habló de ellas. La Congregación para la Doctrina de la Fe liderada por el Cardinal Gerhard Ludwig Müller, expresó tener dudas con respecto al fenómeno y sobre el Reporte Ruini, considerado una contribución a ser comparada con otras opiniones y reportes.

En el 2016 se convocó una “Feria IV”, reunión mensual de los miembros del Dicasterio, para discutir el caso de Medjugorje y el informe Ruini. Cada uno de los cardenales y obispos miembros de la Feria IV recibió el texto de la comisión, pero también otro material de manos de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Durante la reunión, se pidió a los miembros que expresaran sus opiniones. Sin embargo, el Papa Francisco, que no quería que el informe de Ruini  -que él estima-  se pusiera a la “subasta”, decidió que las opiniones de los miembros de la Feria IV, debían ser enviadas directamente a él. Y eso es exactamente lo que pasó.

La Decisión de Francisco

Después de examinar el informe de Ruini y las opiniones de los miembros de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el Papa decidió confiar al arzobispo polaco Henryk Hoser una “misión especial” que tenía como objetivo el adquirir un conocimiento más profundo sobre la situación pastoral en Medjugorje y de las necesidades de los fieles que llegan en peregrinación. De esta manera seria posible sugerir iniciativas pastorales en el futuro.
Para el verano del 2017, el arzobispo polaco entregará los resultados de su obra al Papa, quien finalmente Tomará una decisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *