En la Europa Medieval, los “Goliardos” eran una clase de clérigos que viajaba de pueblo en pueblo cantando versos en Latín, llevando una forma de vida libertina que los llevaba muchas veces a aventurarse en los placeres de la carne y que era popularmente conocida por sus representaciones blasfemas de los sagrados ritos de la iglesia.

Los Goliardos se la pasaban satirizando la corrupción, los falsos valores y los estándares dobles del clero medieval. Sin embargo frecuentemente se tiene la impresión de que el objetivo de estas sátiras era el de impresionar la susceptibilidad de sus espectadores.

Muchos Goliardos eran segundos o terceros hijos de familias terratenientes, lo que en aquellos días significaba debido al sistema medieval de la primogenitura, que todo había de ser heredado por el primogénito con la finalidad de conservar las propiedades bajo un mismo poder. Por esta razón, muchos eran enviados a monasterios y seminarios muy a pesar de tener poco o ningún interés por la fe.

Basados en los estándares medievales, allí recibían educación excepcional pero raramente encontraban trabajo, por un lado por que carecían del mínimo interés de servir como pastores o confesores y por el otro, por que si tenían la suerte de conseguir uno, en aquellos días había una sobre abundancia de titulados en teología.

En otras palabras, en sus días, ellos eran la clásica representación de personas con “demasiado tiempo libre entre las manos”.

Una historia que llega desde Italia a mediados de Abril del 2016, sugiere que los Goliardos cabalgan de nuevo, pues sucede que una de las más hermosas iglesias católicas de la región de Emilia-Romagna, que se encuentra en un campo en las afueras del pueblo de Vigoleño, ha sido empleada para la representación de grotescas parodias de los sacramentos.

De acuerdo con los reportes iniciales, 64 personas han sido arrestadas bajo cargos criminales sancionables bajo la ley italiana como “ofensas a la religión a través del desprecio/desacato”.
La acusación sostiene de manera especifica que entre los años 2013 y 2015, estas personas organizaron “ceremonias” de matrimonio y bautismo dentro de la iglesia y entre los muchos actos llevados a cabo

  • Parodias de la liturgia Católica
  • Piezas de salami en lugar de la hostia Eucarística
  • Un cepillo para sanitarios (retretes) en lugar del aspergillum para rociar “agua bendita”

Un comandante de los carabineros llevo a cabo una investigación y las 64 personas cuyas edades oscilan entre los 20 y 35 años han sido liberadas mientras esperan de la lectura oficial de cargos.

Se presume que la investigación dio inicio cuando un parroquiano de San Genesio descubrió las imágenes de las “ceremonias” en las redes sociales, mismas que incluían una extensa colección de fotografías. Gracias al contenido de sus publicaciones, la policía fue capaz de identificar y arrestar a la gran mayoría de los implicados.

Pareciera que no se hizo ni el más mínimo esfuerzo por ocultar los hechos, pues es ahora sabido de que las invitaciones a estas “ceremonias” se hacían por medio de mensajes de texto a móviles / celulares y publicaciones en Facebook.

De acuerdo a los reportes de los medios locales, el grupo solía primero reunirse para tomar unas copas en un bar cercano para luego dirigirse a la iglesia a perprtrar las “ceremonias”· El sacerdote llegaba a la escena en la parte posterior de una camioneta del tipo Pick Up mostrando una cornamenta y salpicando a la gente “agua bendita” con el cepillo para sanitarios.

Articulo original: http://www.cruxnow.com/church/2016/04/17/in-italy-goliard-style-blasphemy-rides-again/
John L. Allen Jr.