Infocatólica – ChurchMilitant. Imperialismo, Colonialismo ideológico, Supremacía cultural – se han utilizado varios términos para describir la práctica de vincular la ayuda para el desarrollo, a la reforma de la planificación familiar, una política que los países occidentales han seguido desde mediados del siglo XX. Ahora, la líder nigeriana Obianuju Ekeocha, pro vida, está acusando a la élite occidental de “escupir en la cara de la democracia”.

Ekeocha, fundadora del grupo pro-vida Culture of Life, África, dijo que los ricos países occidentales que promueven y financian el aborto en África, ignoran la voluntad del pueblo y actúan como antiguos amos coloniales.

«En todo mi trabajo con los países africanos, no conozco a ninguno que esté gritando `Ven y ayúdanos´, tenemos esta crisis del aborto», dijo Ekeocha, católica que tiene doble nacionalidad británica y nigeriana. «Pero muchos países occidentales, en este espíritu de supremacía cultural, todavía están tratando de imponer el aborto de esa manera» recalcó.

El aborto, dijo Ekeocha, es contra la voluntad del pueblo. … «Las encuestas demuestran abrumadoramente, que los africanos odian el aborto, aborrecen el aborto, tanto mujeres como hombres».

Sus comentarios se dieron en el contexto de la Cumbre de planificación familiar el pasado martes en Londres, un proyecto conjunto del Departamento de Desarrollo Internacional de los Estados Unidos, la Fundación Bill y Melinda Gates y el Fondo de Población de los Estados Unidos.

Convocada para garantizar que las mujeres y las niñas tengan acceso a los servicios de planificación familiar, la conferencia presentó ambiciosos nuevos objetivos en medio de una creciente preocupación por la viabilidad financiera de los esfuerzos internacionales de planificación familiar.

En abril, el gobierno de Trump anunció que tenía la intención de honrar un compromiso con los partidarios pro-vida, al reducir el flujo de dinero de los contribuyentes estadounidenses al Fondo de Población de los Estados Unidos, un tema candente entre los participantes en la cumbre.

Ekeocha explicó a CNS que desde que Trump retiró fondos estadounidenses, Canadá se ha situado a la vanguardia de la exportación de abortos en el extranjero.

«Canadá ha tomado esa posición como el maestro colonial número 1 en el mundo», sentenció.

«Tienen que volver a la atención integral de la persona, en la que se piensa en los africanos no como personas que pueden ser colonizadas culturalmente e imponerles nuevas visiones y valores, sino como personas que tienen sus propios puntos de vista y valores. Lo que los africanos quieren más que nada es que las mujeres puedan dar a luz con seguridad … en muchos de estos países no pueden ni siquiera obtener la atención sanitaria más básica», concluyó.