Un artículo publicado el 15 de Noviembre por el servicio de noticias de los obispos de Estados Unidos, ha omitido buena parte de las respuestas de Chaput, sobre las críticas observaciones que hiciera el Cardenal electo Kevin Farrell.

chaput

 

FILADELFIA – A raíz de la publicación hecha por el Catholic News Service (CNS) de un artículo en el que el Cardenal electo Kevin Farrell criticó directamente al Monseñor Chaput, la arquidiócesis de Filadelfia ha respondido publicando el texto completo de los comentarios hechos por el arzobispo a CNS.

CNS es el servicio oficial de noticias de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos.

El artículo publicado el 15 de Noviembre, detalló los críticos comentarios hechos por el cardenal electo Farrell, ex obispo de Dallas, quien fuese nombrado en Septiembre por el Papa Francisco, como el primer prefecto de la recientemente creada Oficina del Vaticano para Laicos, Familia y Vida, sobre la manera en la que está siendo implementada la exhortación apostólica Amoris Laetitia (La Alegría del Amor) del Papa Francisco, en algunas diócesis de Estados Unidos.

Según informó CNS, el Cardenal electo, dijo que creía que los obispos norteamericanos, deberían haber discutido cómo implementar la exhortación apostólica del Papa a nivel de la conferencia Episcopal de los Estados Unidos, antes de que las diócesis comenzaran a implementar sus propias directrices pastorales de manera individual.

El Monseñor Chaput es uno de los obispos Norteamericanos que recientemente han establecido directrices sobre el mencionado documento, mismo que ha generado controversia debido a la ambigüedad de su redacción sobre todo, en el tema de la recepción de la comunión de los católicos divorciados vueltos a casar civilmente. Las directrices pastorales de la Arquidiócesis de Filadelfia entraron en vigor el 1 de julio.

En el artículo del CNS, el Cardenal electo Farrell, también criticó específicamente, el enfoque del Monseñor Chaput sobre la cuestión de la recepción de la comunión.

“No comparto la opinión del Monseñor Chaput, no. Creo que hay todo tipo de circunstancias y situaciones muy diferentes que tenemos que ver”.

“Creo que de eso está hablando el Santo Padre. Cuando hablamos de acompañamiento, no se trata de una decisión tomada sin considerar a la pareja. Obviamente, hay una ley moral objetiva. Nunca encontrarás dos parejas que tengan la misma razón para divorciarse y volverse a casar”.

Las respuestas omitidas

El artículo del CNS, contiene algunos extractos de las respuestas dadas por el Monseñor Chaput, a las preguntas presentadas por el Servicio de Noticias de los Obispos, haciendo referencia a su comprensión sobre el  tema de la recepción de la comunión, así como a la razón por la cual, juzgó apropiado emitir las directrices pastorales de la Arquidiócesis cuando lo hizo.

Pero gran parte del contenido de lo que el arzobispo comunicó al CNS, no se vio reflejado en el artículo del 15 de Noviembre.

Notablemente, se omitieron las observaciones del Monseñor Chaput que destacan que él, a diferencia del Cardenal electo Farrell, participó en el Sínodo sobre la Familia del 2015 en Roma y que ahora es miembro del órgano permanente del sínodo de los obispos. En ellas, Chaput cuestionó al Cardenal electo Farrell sobre su familiaridad con el contenido real de las directrices pastorales de la Arquidiócesis de Filadelfia; enfatizando que “cada obispo de los Estados Unidos siente una fidelidad especial al Papa Francisco como Santo Padre”. También se omitieron los comentarios finales del arzobispo, en los que destaca que la autoridad de las diócesis, recae exclusivamente en el obispo local y no en las conferencias episcopales nacionales.

Concluyó el Monseñor Chaput, “Como ex obispo residente, el cardenal muy seguramente sabe esto, lo que hace sus comentarios aún más desconcertantes, a la luz de nuestro compromiso con la colegialidad fraterna”.

A continuación se presenta el texto completo de las respuestas del Monseñor Chaput a las preguntas formuladas por Catholic News Service, mismas que fueron publicadas por el sitio de noticias de la arquidiócesis CatholicPhilly.com:

 

1. ¿Está su comité ad hoc planeando una consulta con la USCCB (Conferencia de los Obispos Católicos de los Estados Unidos) sobre la implementación de Amoris Laetitia?

Ya se ha hecho. El comité solicitó a los obispos de todo el país que compartieran sus ideas y experiencias. Ese trabajo se ha concluido hace ya algunas semanas. El informe del comité fue entonces presentado al arzobispo Kurtz como presidente de la USCCB. Ahora el cardenal DiNardo, como nuevo presidente de la conferencia, actuará sobre él como corresponde y como el liderazgo de la conferencia considere apropiado.

2. ¿Por qué consideró importante la publicación de las directrices pastorales en su arquidiócesis, mismas que entraron en vigor el 1 de julio?

Porque ambos, tanto el documento final del Sínodo como el Papa Francisco en Amoris Laetitia animaron a los obispos locales a hacerlo. En realidad, usted me hace una pregunta bastante rara. Es mucho más sensato preguntarse: ¿Por qué un obispo se tardaría en interpretar y aplicar Amoris Laetitia en beneficio de sus fieles? En una cuestión tan vital como la del matrimonio sacramental, la vacilación y la ambigüedad no son ni sabias ni mucho menos caritativas.

Usted recordará, estoy seguro, que yo era un delegado del sínodo del 2015, luego fui elegido y nombrado miembro del consejo permanente del sínodo. Así que estoy familiarizado con el material y su contexto de una manera en que el Cardenal electo Farrell no puede.

Amoris Laetitia fue emitido el 8 de abril. Nuestras directrices estuvieron realmente listas el 1 de Junio, después de consultar a nuestro Consejo de Sacerdotes, al Consejo Pastoral Arquidiocesano, a los obispos auxiliares, a la facultad del seminario y a una variedad de expertos litúrgicos, canónicos y teológicos, tanto laicos como del clero, quienes hicieron excelentes sugerencias. Esperamos hasta el día primero de Julio para completar una revisión final. Otros obispos han emitido sus propias directrices y respuestas, las que guardan consistencia con las circunstancias de sus diócesis y que sólo ellos, como obispos locales, conocen con verdadera intimidad.

3. El Cardenal electo Farrell ha dicho al CNS que cree que, basándose en el Capítulo 8, un pastor no puede decir a todos los divorciados vueltos a casar: “Sí, reciban la comunión.” Pero tampoco se les puede decir: “No, no es Posible, a menos de que vivan como hermanos. “¿Cómo respondería a esta observación?

Me pregunto si el Cardenal electo Farrell realmente ha leído y entendido las directrices de Filadelfia, mismas que parece estar cuestionando. Las directrices tienen un claro énfasis en la compasión y en la misericordia .

Esto hace sentido pues las circunstancias individuales son a menudo muy complejas. La vida es en sí confusa. Pero la misericordia y la compasión no pueden separarse de la verdad y seguir siendo virtudes legítimas. La Iglesia no puede contradecir ni esquivar, ni a las Escrituras ni su propio magisterio, sin invalidar su misión. Esto debería ser obvio. Las palabras del mismo Jesús en cuanto al divorcio son muy directas y radicales.

 

4. ¿Tiene algún otro comentario que le gustaría hacer?

Creo que cada obispo en los Estados Unidos siente una fidelidad especial al Papa Francisco como Santo Padre. Vivimos esa fidelidad haciendo el trabajo que se nos encomendó hacer como obispos.

Bajo el derecho canónico -sin mencionar el sentido común- el gobierno de una diócesis pertenece al obispo local como sucesor de los apóstoles, no a una conferencia, aunque las conferencias episcopales pueden a menudo proporcionar un valioso foro de discusión. El Cardenal electo sabe todo esto seguramente, lo que hace que sus comentarios sean aún más desconcertantes a la luz de nuestro compromiso con la colegialidad fraterna.

[responsivevoice_button buttontext=”Reproducir el texto” responsivevoice_button voice=”Spanish Female”]

Artículo Original: http://www.ncregister.com/daily-news/philadelphia-archdiocese-publishes-archbishop-chaputs-remarks-to-cns-about
Traducción:  Proyecto Emaús