El famoso filosofo Católico de origen austriaco Josef Seifert, amigo de Juan Pablo II, acaba de publicar un artículo en el sitio Correspondenza Romana que lleva por título “Las lágrimas de Jesús sobre Amoris Laetitia”. En el mencionado texto, el filosofo compara las palabras en el Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo , con aquellas encontradas en la exhortación apostólica post-sinodal  Amoris Laetitia.

En el articulo, Seifert recuerda el episodio bíblico en el que Jesús le dice a la mujer adultera que no vuelva a pecar más y trae a colación al Papa Francisco sobre el tema de los divorciados vueltos a casar (en adulterio):

“Ellos no están y no deben sentirse excomulgados, y pueden vivir y madurar como miembros vivos de la Iglesia, sintiéndola como una madre que los acoge siempre, los cuida con afecto y los alienta en el camino de la vida y del Evangelio” (AL, 299).

Seifert nos recuerda también, que Jesús explícitamente nos advirtió 15 veces, de que corremos peligro de condenación eterna si permanecemos en pecado grave.  Ante semejante contrariedad, el filosofo ha llegado a una inevitable conclusión:

“Cómo pueden Jesús y su Santa Madre leer y comparar estas palabras del Papa con aquellas de Jesús y su Iglesia sin llorar?
Lloremos con Cristo, con profundo respeto y aflicción por el Papa, y con el profundo dolor que surge de la obligación de criticar sus errores!”

Seifert concluye señalando que Francisco, no menciona ni una sola vez,  el peligro que corren las personas que reciben la Santa Comunión indignamente, tal y como lo advierte San Pablo advierte en 1 Cor 11.