Las cuatro tácticas más comunes del demonio

Uno de los elementos clave en cualquier combate, es entender la estrategia de tu oponente. En la batalla espiritual de la vida, debemos ser capaces de reconocer y comprender las sutilezas de las tácticas del Diablo. Si bien a menudo percibimos sus maniobras más obvias, sus tácticas habituales son más sutiles y más penetrantes.

Un libro escrito en el 2011 por el padre Louis Cameli, The Devil You Do not Know, (“El demonio que no conoces”) es de gran ayuda en este asunto. En el se reflexiona sobre cuatro categorías generales de las tácticas que el demonio emplea apara atacarnos.

I. Engaño – Jesús dice: “El diablo es asesino desde el principio y no está en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando miente, habla de acuerdo con su propia naturaleza, es un mentiroso y el padre de la mentira“. (Juan 8:44).

El Diablo nos engaña con promesas falsas y vacías. La mayoría de estas se relacionan con la mentira, de que seremos más felices y estaremos más satisfechos y contentos en nuestras vidas si pecamos o negamos aspectos de la verdad. El sufrimiento, eventualmente proviene de casi toda actividad pecaminosa. Sin embargo, nosotros los humanos seguimos siendo muy crédulos; parece que amamos las promesas vacías y les ponemos todo tipo de esperanzas falsas.

El Diablo nos engaña al sugerirnos todo tipo de complejidades, especialmente en nuestro pensamiento. Él busca confundirnos y ocultar de nosotros la verdad fundamental. Nuestras mentes son muy bribonas; tratamos de evitar la verdad haciendo excusas. Nos hacemos cómplices con el demonio cuando nos dejamos de cuestionar a nosotros mismos. Nos ponemos en plan de “victimas” y hallamos junto con el demonio, un sinfín de excusas para evitar hacer lo que es correcto (a veces también lo más difícil) para vivir de acuerdo con la verdad.

El Diablo nos engaña con eufemismos, exageraciones y etiquetas falsas. El desmembramiento y asesinato de un niño a través del aborto se convierte en “libertad de elección” o “derecho”. La fornicación se llama “convivencia”. La re-definición del matrimonio (como lo ha conocido desde hace milenios) se denomina “libertad matrimonial” o “igualdad matrimonial”. A nuestra luminosa Fe y antigua sabiduría se le llama hoy en día “ignorancia medieval”.

El Diablo nos engaña a través del mal uso de la información. La información no es lo mismo que la verdad. Los datos se pueden ensamblar muy astutamente para crear argumentos engañosos. Además, ciertos hechos y cifras pueden enfatizarse con la exclusión de otras verdades, dando a propósito un significado totalmente diferente. De esta manera, la información que es verdadera en sí misma, puede ser utilizada para engañar. Los medios de comunicación a veces ejercen su mayor poder, distrayéndonos en lugar de informarnos. Esto también es una forma en la que el Diablo nos engaña.
Hacemos bien en evaluar cuidadosamente las muchas formas en que Satanás trata de engañarnos. No creas todo lo que lees o escuchas. Deberíamos intentar verificar lo que vemos y escuchamos y luego cuadrarlo con la verdad revelada de Dios.

II. División – Jesús hizo esta oración durante la Última Cena, justo antes de sufrir y morir por nosotros : “Yo les he dado la gloria que tú me diste, para que sean uno como nosotros somos uno” (Juan 17:22). Al hacerlo, destaca que un aspecto principal de su trabajo en la cruz es vencer las divisiones intensificadas por Satanás. Algunos señalan que la raíz griega de la palabra “diabólico“, diabolein, significa cortar, rasgar o dividir. Jesús ora y trabaja para reunificar lo que el Diablo divide.

La obra de división del Diablo comienza dentro de cada uno de nosotros. A menudo luchamos internamente y nos sentimos desgarrados, como Pablo describe en Romanos capítulo 7: “El bien que quiero hacer, no hago … y cuando trato de hacer el bien, el mal está cerca”. Este es el trabajo del Diablo: dividirnos por dentro. San Pablo establece en Romanos capítulo 8 que la obra principal del Señor es establecer dentro de nosotros la unidad de alma y cuerpo, de acuerdo con la unidad de su verdad.

El ataque del Diablo contra nuestra unidad interna se traduce en muchas divisiones entre nosotros externamente. Son muchas las cosas que ayudan a causar esta división y el Diablo seguramente las aprovecha todas: ira, heridas pasadas, resentimientos, miedos, malentendidos, avaricia, orgullo y arrogancia. También existe la impaciencia que tan fácilmente desarrollamos con aquellos que amamos y la noción defectuosa de que debemos buscar otras personas más perfectas y deseables. Muchos abandonan sus matrimonios, familias, iglesias y comunidades por esta razón.

Sí, el Diablo tiene un verdadera fiesta aprovechando una plétora de impulsos pecaminosos dentro de nosotros. Su objetivo siempre es el de dividirnos, tanto internamente como exteriormente. Como San Pablo escribe: Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra los gobernantes, contra las autoridades, contra los poderes de este mundo tenebroso y contra las fuerzas espirituales del mal en los reinos celestiales (Efesios 6:12). Los hermanos Feuding se reconciliarán cuando haya un maníaco en la puerta, pero el primer paso es darse cuenta del maníaco y luego separar las divisiones menores.

III. Desvío: desviarse es apartarse del objetivo o tarea principal. Para todos nosotros, el enfoque más crítico que debemos dar a nuestras vidas, es el que nos proprone Dios y las cosas buenas que nos esperan en el Cielo. No nos engañemos. Nuestro camino es hacia el Cielo. A lo largo de este camino, corren otros caminos paralelos:  el camino de la fe, la obediencia a la verdad, el amor de Dios y el amor al prójimo. El demonio hará todo lo que pueda para alejarnos de nuestro único y verdadero objetivo: Dios.

El diablo trata de distraernos con las cosas de este mundo. Muchos afirman que están demasiado ocupados para orar, ir a Misa o buscar otras formas de alimento espiritual. Se vuelven absortos en las cosas pasajeras y mundanas e ignoran la realidad duradera que se cierne sobre ellos.

El diablo busca distraernos con ansiedades y temores. Jesús dice: “No tengas miedo de aquellos que matan el cuerpo pero no pueden matar el alma. Más bien, teman a Aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno” (Mateo 10:28). En otras palabras, debemos tener una santa reverencia y temor dirigido hacia el Señor. Si hacemos esto, percibiremos muchos de nuestros otros miedos desde una mejor perspectiva o incluso desaparecerán por completo.

La razón de esta distracción es que el Diablo quiere que nos centremos en cosas vanas para que no nos centremos en cosas que de verdad son importantes, como las decisiones morales y la dirección general de nuestras vidas. Debemos aprender a enfocarnos en lo que más nos importa y negarnos a permitir que nuestra atención se desvíe hacia cosas menores.

IV. Desaliento: Como seres humanos, y ciertamente como cristianos, deberíamos tener grandes aspiraciones, pero Satanás a menudo busca envenenar incluso esto: Junto con altas aspiraciones puede venir orgullo. A veces nos falta la humildad para reconocer que estamos equivocados. Humildad para reconocer que somos seres humanos y que no somos mejores que nadie. Debemos por lo tanto tener la humildad para hacer lo que hacer lo que es bueno, justo y grato al Señor. De lo contrario, demasiado fácilmente,  Satanás nos tentará a ser impacientes con nosotros mismos y con los demás. A veces esperamos alcanzar nuestras aspiraciones en un tiempo irracionalmente corto y mostramos una falta de caridad hacia nosotros mismos o hacia los demás. Algunos se desalientan y abandonan la búsqueda de la santidad. Otros renuncian a la Iglesia debido a las imperfecciones humanas allí presentes.

El diablo busca desalentarnos. Siempre hay margen de mejora; siempre podemos hacer más. Pero aquí, también entra el Diablo, porque si siempre podemos hacer más, entonces también es posible pensar que nunca hemos hecho lo suficiente. El diablo nos desalienta, fomentando estas demandas irracionales dentro de nosotros en cuanto a lo que podemos o debemos hacer cada día.

El Diablo nos desanima a través de cosas simples como la fatiga, los fracasos personales, los reveses y otros obstáculos que son comunes a nuestra condición humana.

De todas estas maneras, el Diablo buscará desalentarnos, hacernos desear darnos por vencidos. Solo un sentido de humildad adecuadamente desarrollado puede ayudar a salvarnos de estas obras desalentadoras de Satanás. La humildad, que es reverencia por la verdad acerca de nosotros mismos, nos enseña que crecemos y nos desarrollamos lentamente, que tenemos reveses, y que vivimos en un mundo que es duro y está lejos de ser perfecto. Ser humilde y reconocer estas cosas nos ayuda a apoyarnos más en el Señor y confiar en su ayuda providencial, que crece en nosotros gradualmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *