ppltrObispo clave en el tema del ecumenismo, sostiene que “la Reforma fue un gran malentendido, todos la entendimos mal”…

Onepeterfive . – En una nueva entrevista para el sitio Crux, el obispo auxiliar de Birmingham, Inglaterra, William Kenney,  – co-presidente del diálogo internacional entre la Federación Luterana Mundial y el Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos – nos ofrece una visión de lo que se puede esperar en Lund, Suecia, el 31 de octubre, cuando Francisco se una a la FLM para conmemorar el 500 aniversario de la Reforma.

Mucho de esta larga entrevista tuvo como tema de fondo el mencionado evento, pero realmente destacó lo siguiente:

El consenso del documento de 1999 sobre la justificación declaró, si he entendido bien, que las razones por las que los católicos condenan las posiciones protestantes y viceversa, ya no tiene asidero, y si alguna vez la Iglesia mantenía cierta posición, lo cierto ahora es que la Iglesia, ya no la tiene . En otras palabras, la Reforma fue un gran malentendido!

Del texto anteriormente citado, se desprende la pregunta: ¿Sería Martín Lutero excomulgado el día de hoy? Muy probablemente, la respuesta sería “no”, y muy seguramente se argumentaría que tampoco quería dividir la iglesia, aunque eso fue exactamente lo que sucedió.

Creo que es muy importante que la gente sepa que la Reforma fue un gran malentendido, todos nos hemos equivocado, en ambos lados, y hemos levantado las excomuniones y condenas y nos hemos disculpado para que todos podamos ser amigos.

Según este argumento, se interpreta que Martín Lutero, fue en realidad un “buen muchacho” que nunca blasfemó contra Nuestro Señor, cuando dijo cosas como esta:

“Cristo cometió adulterio por primer vez con la mujer de la fuente, de que nos habla Juan. Eso se murmuraba en torno a él: ” ¿Qué hizo, después, con ella?”. Más adelante con Magdalena, después que con la mujer adultera, que absolvió tan livianamente. Así, Cristo, tan piadoso, también fornicó, antes de morir” (Propos de table “, del nº 1472, del ed. de Weimar 2107 – cfr. op. cit.pag 235).

Pero recuerde… es un “malentendido” y Lutero es un “buen chico”…

Así que, vivir en adulterio, ya que no es gran cosa – tampoco lo es vivir en adulterio con un segundo “cónyuge”. Esto seguramente va a llevar a muchos a preguntarse ¿y ahora qué?. Continuemos con las palabras del Obispo Kenney:

Creo que hay que empezar ahora a movernos hacia la unidad visible. No hay más un elefante en la habitación. El elefante ha vuelto a la selva de donde vino y ahora nos hemos quedado solos, mirándonos el uno al otro en la misma habitación. Creo que gran parte del tema ecuménico, tiene que darse ahora a nivel local. Uno de los grandes problemas – y será interesante ver si Francisco siquiera lo menciona – es la inter-comunión.

Él ya ha hecho un avance sobre este tema cuando visitó una iglesia luterana de Roma. Durante una sesión de preguntas y respuestas, sugirió que una mujer Luterana casada con un hombre católico, si su conciencia lo permitía, podía recibir la comunión en la iglesia de su marido. El tipo de cosas que me gustaría ver es que en un supuesto matrimonio ecuménico, la parte no católica siempre puede ir a la comunión con su pareja. Eso sería un gran paso adelante, y es pastoralmente muy deseable.

Siendo que el Obispo Kenney, es parte del pequeño núcleo encargado de la articulación de la conmemoración católica-luterana, del quinto centenario de la Reforma y de que Francisco viaje a Suecia, significa que es más probable, que este, sea un adelanto de lo que esta por venir. La Santísima Virgen nos proteja.