Esa es la teoría que el conocido religioso y exorcista español ha presentado por medio de su obra “La historia del mundo angélico”. La misma sostiene que los ángeles (al igual que los hombres con el proceso de la vida) requirieron de todo un proceso de evolución espiritual, luego del cual, les fue presentada una prueba. Esta prueba consistió en la revelación del plan de Dios en el que las imágenes de Jesús y María (dos seres humanos de carne y hueso) eran las principales.

Los ángeles son los primeros seres inteligentes creados y para que el hombre sepa más acerca de ellos, a lo largo de las Sagradas Escrituras y especialmente en el Apocalipsis, Dios revela hechos que ayudan a comprender la naturaleza de la prueba de amor por la cual merecerían tener por cabeza a Cristo.
Aunque la Biblia no nos cuenta nada sobre ella, misma que sería la causa del conflicto y división entre los seres angélicos,y tampoco nos dice absolutamente nada sobre la razón por la cual se revelaron, sabemos que la tercera parte de los ángeles es la que se reveló en una batalla de índole espiritual.

Esto lo afirma una mística española del siglo XVII, Sor María Agreda de Jesús. Ella cuenta que recibió algunas revelaciones en las que se ponían en claro, la razón de la caída de los ángeles. Dios les había anunciado que se iba a encarnar. Que la segunda persona de la Santísima Trinidad, se haría hombre y que como tal deberían de adorarle. Además, les hizo participes de que tomaría carnes de una mujer, misma que a la vez, sería su reina. Esta criatura, aventajaría en gloria a todas las criaturas humanas y angelicales.

Les mostró la verdad, su verdad, la única existente, que si bien en cuanto criaturas no se había consumado, pero que existía en cuanto decreto de hechos que habrían de consumarse con más firmeza que la creación entera, ya que eran relativos a su segunda persona.

Este articulo continúa en: La caída de Luzbel