Uno de los símbolos más comunes en el arte cristiano es el Chi-Rho. Se crea superponiendo las dos primeras letras (XP) de la palabra griega para Cristo, ΧΡΙΣΤΟΣ. El monograma (también llamado un “cristograma”) representa principalmente a Jesucristo, mientras que también es una representación común de la escena de la crucifixión. Es similar en estilo al Tau-Rho (T y P sobrepuesto), pero tiene un origen distinto.

Antes del cristianismo, el símbolo pudo haber sido utilizado por los escribas para abreviar la palabra chrēstos (bueno o útil), pero no fue hasta Constantino que recibió un significado mucho más profundo. Según el historiador Eusebio, Constantino recibió una visión celestial mientras oraba… un signo maravilloso se le apareció del cielo… cuando el día ya empezaba a declinar, vio con sus propios ojos el trofeo de una cruz de luz en el cielo sobre el sol, y llevaba la inscripción, CON ESTE SIGNO VENCERÁS. De este espectáculo él mismo quedó impresionado, y todo su ejército también, el que le siguió en esta expedición, y fue testigo del milagro.

Lo interesante es que este no fue un milagro privado, sino que todo su ejército fue testigo de el. Constantino incluso hizo un juramento con respecto al acontecimiento. Aún más, todavía no había sido instruido en la fe cristiana y este acontecimiento lo llevó a profundizar en el estudio del cristianismo.

La visión fue confirmada esa misma noche cuando Jesús se le apareció  y “le ordenó hacer una réplica de esa señal que él había visto en los cielos, y usarla como una salvaguardia en todos los combates contra sus enemigos.” Rápidamente después de la visión, Constantino buscó cumplir el mandato e instruyó a su ejército a crear la imagen basada en la visión que recibió.

Una larga lanza, cubierta de oro, formaba la figura de la cruz por medio de una barra transversal sobre ella. En la parte superior del conjunto, se fijó una corona de oro y piedras preciosas; y en su interior, el símbolo del nombre del Salvador, dos letras que significan el nombre de Cristo por medio de sus caracteres iniciales, la letra P está intersectada por la X en su centro: Y estas letras el emperador tenía el hábito de llevarlas puestas en su casco.
El emperador utilizó constantemente esta señal de salvación como salvaguardia contra toda potencia adversa y hostil, y ordenó que otras similares a ella fueran llevados a la cabeza de todos sus ejércitos.

Mientras que algunos historiadores discuten la autenticidad de esta historia, lo que es seguro es después de este acontecimiento, el símbolo Chi-Rho se extendió como un incendio forestal y se utilizó en el arte cristiano en todo el Imperio Romano. Incluso hoy en día se usa en iglesias alrededor del mundo y continúa representando al Dios victorioso que ha vencido el pecado y la muerte.