Rahma Haruna, una joven de 19 años oriunda de Kano, Nigeria, es una pequeña que a pesar de lo difícil de su condición, vive agradecida a Dios, y así lo deja saber cuando se le pregunta que es lo que quisiera más en esta vida:

Yo le doy gracias a Dios por todo. Me gustaría poder comenzar una tienda que venda de todo. Eso es lo que quiero.”

Rahma, padece una rara condición que aún no ha podido ser diagnosticada, pero que ha detenido el crecimiento de su torso, desde los seis meses de edad.

Según cuenta su madre, todo comenzó con fiebre y dolor estomacal, que así como llegaron, desaparecieron. El cuerpo de Rahma dejó de desarrollarse, y pronto comenzó a tener dificultades para movilizarse. Si bien es cierto era capaz de sentarse por si misma, era incapaz de gatear. Luego, comenzó a tener dolor en sus extremidades y en sus manos, las que desde ese entonces no ha podido emplear con normalidad.
Por esta razón, durante muchos años, Rahma necesitó ser movilizada sentada dentro de un recipiente plástico, hasta que una silla de ruedas le fue donada.

Muy a pesar de todas las dificultades que supone la vida con estas limitaciones, ella es una muchacha como cualquier otra. A sus 19 años, está llena de sueños, de esperanza y felicidad…

Mi familia me ayuda mucho, ellos me dan todo lo que necesito.”

Su padre Hussaini, ha llegado a vender todas sus pertenencias y gastado hasta el último centavo, con la esperanza de encontrar un doctor, que pueda ayudar a su hija.
Todos en la familia ayudan. Fahad, su pequeño hermano de 10 años, lleva a Rahma de paseo todos los días. La lleva a visitar a sus parientes, lo que según cuenta, la hace sentir muy feliz.

Agradezco a Dios por todo lo que puedo hacer”.

Esa es la lección que nos deja Rahma. Lejos de ver su enfermedad como una limitación, ha sabido encontrar en ella, la razón que hace que todo se mueva a su alrededor. El amor que brota de manera espontanea de sus familiares, le da lo que necesita para ser feliz y vivir la vida con sueños y esperanza.

Artículo Original
Traducción: Proyecto Emaús