La implementación de Amoris Laetitia

En varias diócesis de todo el mundo se están implementando diferentes visiones de “Amoris Laetitia,” exhortación apostólica de Francisco y publicada como sus reflexiones finales del Sínodo de la Familia.

El cardenal Raymond Burke, ex prefecto de la Signatura Apostólica, aclaró en abril, poco después de que el Santo Padre publicase la exhortación, de que no debe ser entendida como parte del magisterio infalible, sino más bien como reflexiones personales del Papa.

“Francisco deja en claro, desde el principio, que la exhortación apostólica post-sinodal no es un acto del magisterio,” dice Su Eminencia. “La forma misma del documento así lo confirma. Está escrito como una reflexión del Santo Padre en el trabajo de las dos últimas sesiones del Sínodo de los Obispos.”

“En otras palabras”, continúa, “el Santo Padre propone lo que él personalmente cree que es la voluntad de Cristo para su Iglesia, pero él no tiene la intención de imponer su punto de vista, ni de condenar a aquellos que insisten en lo que él llama “una pastoral más rigurosa. ‘”

El cardenal explica que el documento, que es el resultado del Sínodo de los Obispos sólo, puede entenderse a la luz de la enseñanza y práctica tradicional de la Iglesia . “En otras palabras, una exhortación apostólica post-sinodal, por su propia naturaleza, no propone una nueva doctrina y disciplina.”

Pero el Cardenal Christoph Schönborn de Viena, está contradiciendo al canonista más importante del mundo. En una entrevista publicada el jueves en la revista jesuita La Civiltà Cattolica, el cardenal austríaco dijo que “AL [Amoris Laetitia] es un acto de magisterio que hace que la enseñanza de la Iglesia sea actual y relevante a nuestros días.”

Continuó, “Así como leemos el Consejo de Nicea bajo la luz del Concilio de Constantinopla, y el Vaticano I, a la luz del Vaticano II, por lo que ahora hay que leer las declaraciones anteriores del Magisterio acerca de la familia a la luz de la contribución de AL “.
“Y esto lleva implícita”, concluye, “una evolución homogénea en la comprensión y en la expresión de la doctrina.”

Esto contradice no sólo directamente, una vez más, las palabras del Cardenal Burke – sino que también va en contra de la manera en que los documentos de la Iglesia en general deben leerse: siempre a la luz de la Tradición y no al revés. Su Eminencia lo interpreta exactamente al revés; El Vaticano II ha de leerse a la luz de toda la enseñanza que vino antes, al igual que el Consejo de Constantinopla sólo se puede entender verdaderamente cuando se lee a la luz de los consejos anteriores.

La agenda de Schönborn, sin embargo, se hace evidente cuando miramos a sus declaraciones anteriores, que muestran un intento no sólo para relajar la disciplina de la Santa Iglesia sobre la Comunión, sino también, un intento de liberalizar las enseñanzas de la Iglesia sobre la moral sexual. En una ocasión alabó a una pareja de homosexuales activos y tildó su relación de “maravillosa”, y el escándalo causado en el Sínodo 2014 cuando afirmó que la Iglesia debe abrazar los “elementos positivos” en las uniones homosexuales sexualmente activas.

“Podemos y debemos respetar la decisión de formar una unión con una persona del mismo sexo”, ha insistido a continuación, “y debemos buscar los medios bajo la ley civil para proteger su convivencia y garantizar dicha protección.”
Su declaración es directamente contraria a la posición oficial de la Iglesia sobre las uniones del mismo sexo:

En aquellas situaciones en las uniones homosexuales han sido reconocidas legalmente o se les ha dado el estatus legal y derechos pertenecientes al matrimonio, la oposición clara y enfática es un deber. Hay que abstenerse de cualquier tipo de cooperación formal a la promulgación o aplicación de leyes tan gravemente injustas y, en la medida de lo posible, de la cooperación material en el nivel de su aplicación.

Church Militant – 11 de Julio del 2016
Artículo Original – Traducción: Proyecto Emaús

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *