La diócesis de Braga en Portugal respalda la Comunión para los divorciados vueltos a casar

La archidiócesis de Braga sugirió un período de discernimiento de alrededor de seis meses

La archidiócesis de Braga en Portugal ha dado la respuesta más profunda hasta ahora a la encíclica Amoris Laetitia del Papa Francisco.

El documento de Braga dice que los católicos divorciados vueltos a casar ​​pueden recibir la Comunión después de un proceso de discernimiento de alrededor de seis meses.

Bajo la enseñanza de la Iglesia reafirmada por Juan Pablo II y Benedicto XVI, la Comunión solo es posible si un individuo resuelve vivir “en completa continencia“. Las nuevas pautas parecen decir que esto no es necesario.

Recomiendan un largo discernimiento, en el que cada persona reflexiona sobre sus acciones pasadas y cómo estas han afectado a su cónyuge, hijos y comunidad. También han de reunirse  regularmente con un sacerdote.

La Arquidiócesis de Braga no es la primera diócesis en cuestionar la enseñanza tradicional de la Iglesia. En 1993, tres obispos alemanes sugirieron públicamente que podrían haber excepciones.

La Congregación para la Doctrina de la Fe respondió en una carta a los obispos, aprobada por San Juan Pablo II: La enseñanza de la Iglesia es “vinculante” y “no puede modificarse debido a situaciones diferentes“.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *