La catástrofe litúrgica de nuestros días

La catástrofe litúrgica que dio inicio después del Concilio Vaticano II, y todas las almas que se han perdido como resultado. Uno sólo puede imaginar cómo Dios Padre, Dios Hijo y el Espíritu Santo, el Cielo mismo, Nuestra Santísima Madre, San José, todos los Santos y Ángeles y el mismo San Miguel, nos observan con justa indignación por la grave indiferencia y falta de respeto que hemos mostrado al Santo Sacrificio de la Misa y a Nuestro Señor Eucarístico.

Sagrado Corazón de Jesús, ten piedad de nosotros. Inmaculada Corazón de María, ruega por nosotros. San José, ruega por nosotros. San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *