Cuando el papa Francisco visitó los Estados Unidos el año 2015, su recorrido incluyó una parada en el “Ground Zero”. Allí, le fue presentado un hórrido recuerdo de aquel evento.

Se trata de una Biblia “fundida” en un pedazo de acero. Un bombero encontró este fragmento en Marzo del 2002 en un camino habilitado temporalmente, que servía de acceso para los camiones que removían los últimos escombros de la torre sur. De inmediato, llamó a uno de los fotógrafos que todavía trabajaban en la zona y esto fue con lo que se encontró.

La Biblia se halla abierta en Mateo 5, pasaje Bíblico que contiene lo que se conoce como “El Sermón del monte”, que se muestra en la página izquierda del objeto (la menos dañada) y un pequeño fragmento de Mateo 7, conocido como “Los dos cimientos”, en la página opuesta:

Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca. Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina.

Estas son las palabras de Joel Meyerowitz, el fotógrafo:

“Esta biblia cubierta de escombros, vino a mi de manos de un bombero, que sabía yo era el encargado de llevar los registros de la zona cero. Quedé sorprendido al ver las páginas en las que estaba abierta la Biblia. Esto me hizo meditar. Sus mensajes, sobreviven a lo largo del tiempo y en cada era en que interpretamos sus enseñanzas, estas se renuevan de acuerdo a la ocasión”.

El objeto se encuentra actualmente en exhibición en el Museo Nacional Conmemorativo del 911.