El vídeo fue llevado a cabo por la compañia francesa Bigfly que se especializa en la producción de vídeos y películas filmadas desde drones. El video titulado Bizantine, fue filmado en la Iglesia St. Louis en Paimboeuf.