Se trata de un reportaje llevado a cabo por la televisión peruana que nos muestra a Juan Pablo II al borde de un ataque de risa…El culpable: el payaso Japo.
Este es un personaje representado por el abogado español Diego Pool, quien durante 6 años consecutivos, tuvo a su cargo el entretenimiento del Santo Padre y de todos aquellos que tuvieron la suerte, de compartir estos inolvidables momentos con uno de los Papas más carismáticos de los que se tenga recuerdo.