Se trata de una imagen, réplica de la Virgen de Salta, que ha venido lagrimando por las últimas semanas según ha informado Telediario.

El Padre Benfatto, quien es testigo ocular de estos eventos, declaró, que en los dos años que tiene la imagen en esa Iglesia, han sucedido “cosas hermosas a los distintos fieles y ahora sucede esto”. El padre añadió, que tanto él como los visitantes a su parroquia, que hoy por hoy se han multiplicado ante este sorprendente acontecimiento, se sienten muy emocionados, sorprendidos y maravillados de la presencia de Jesús a través de la Virgen María.

Cuando acaeció este hecho, el padre Benfatto cuenta, que una señora, que estaba orando frente a la Virgen por la salud de su marido enfermo, fue a avisarle que veía lágrimas en la imagen de la Virgen. Se dirigió entonces el Padre junto con otro sacerdote y fueron testigos de este hecho: Pudieron ver que la imagen, estaba mojada exactamente debajo de los ojos. El padre entonces tomó un pañuelo y secó las lágrimas, justo cuando empezaba el Tedeum. Terminado el mismo, volvió a donde está la imagen, y grande fue su sorpresa al ver que nuevamente estaba mojada.

Este hecho de presunto origen sobrenatural , ha ocurrido en una imagen de la Santísima Virgen María, réplica de la Virgen de Salta, misma que se haya en la catedral de Rio Cuarto, al sur de la provincia de Córdoba. La imagen, que representa a la Virgen de La Inmaculada Madre del Divino Corazón Eucarístico de Jesús de Salta, ligada a las supuestas apariciones y mensajes, no aprobados por la Iglesia, de la vidente María Livia. (En el 2006 el arzobispo Mario Cargnello declaró que no habían pruebas de actividad sobrenatural en el fenómeno de Salta).

La diócesis de Rio Cuarto se ha manifestado oficialmente mediante un comunicado publicado el día 13 de Julio, mismo que se reproduce a continuación:

“Estando en Buenos Aires, en el Encuentro Nacional de Responsables de clero, el P. José Luis Benfatto, párroco de la Catedral, me informó acerca de una manifestación de la imagen de la Inmaculada Madre del Divino Corazón Eucarístico de Jesús. En concreto algunas personas percibieron humedad en torno a sus ojos y otras, la formación de supuestas lágrimas.

Este hecho ha producido admiración en el sacerdote y en muchos miembros del pueblo de Dios que se acercaron a honrar a María.

En el Plan de salvación María siempre nos conduce a su Hijo Jesús. Él nos la dejó, al pie de la Cruz, para que acompañara a todos los que se acercan a Ella, invitándolos a crecer en la fe y a mejorar sus vidas como personas.

Todos siempre tenemos la oportunidad de cambiar y ser mejores… ¿De qué manera? Siguiendo las enseñanzas del Señor, a quien siempre nos conduce la Virgen María.

Por ejemplo, trabajar por la solidaridad, cambiar los enfrentamientos por tolerancia, crecer en actitudes que incluyan más a los demás sobre todo a los más vulnerables, superar nuestros intereses egoístas, evitar todo lo que sea división y promoviendo el encuentro… Esto lo podemos hacer posible en gestos pequeños y concretos, allí donde se juega la vida de todos los días.

Lo que suceda de aquí en más con este tierno episodio de las supuestas lágrimas en una imagen de la Virgen, se verá con el tiempo… Pero mientras nos mueva a acercarnos a Jesús y a estar atentos como él a los demás, a sus dolores y alegrías, ya estaremos bien orientados.

Acerquémonos con fe sencilla a nuestra Madre, oremos más y vayamos al encuentro de nuestros hermanos, en particular aquellos que más nos necesiten”.