Un icono de San Juan Bautista de la Iglesia Ortodoxa Griega en Homer Glen, Illinois, estaría produciendo de manera milagrosa, un fragante aceite -que según dicen algunos-, tendría poderes curativos.

El aceite se observó por primera vez en julio del año 2015 por dos feligreses y el monaguillo, pero la pequeña congregación de tan sólo 200 familias, decidió mantenerlo en secreto – hasta que un informe de noticias locales a difundió la noticia-. Desde entonces, la iglesia ha sido inundada por visitantes, algunos de los cuales proceden de lugares tan lejanos como Grecia.

El Padre Sam Dimitriou dice “Es una bendición de Dios. Hay una dulce fragancia que proviene del aceite.”

El aceite “no emana de una manera pesada, pero sí fluye de manera constante”, dijo John Ackerman, portavoz de la Iglesia Ortodoxa Griega de Chicago, al National Catholic Register. “Y a diferencia de los otros [Iconos], este no emana por los ojos. El líquido emana y fluye desde las alas, el halo, las manos y los pies, pero no de los ojos. “

La Iglesia recoge el aceite con bolitas de algodón, mismas que reparten entre los peregrinos. Se calcula que a la fecha han entregado unas 5,00 de estas bolitas

Algunos reclaman haber sido curados -hasta cierto punto- por este aceite, incluido el Padre Dimitriou. Ackerman asegura que el sacerdote a dejado de tomar sus medicinas para el daño nervioso que padece desde ya hace algunos meses, mejora que se atribuye al empleo de este aceite.

Kathy Limber es otro ejemplo, dijo al canal ABC 7 de Chicago, que piensa que este aceite la ha ayudado en su pelea contra la leucemia. “Desde que empleo este aceite, mis números han bajado y tengo mucha más energía. Me siento increíble”.