5 jóvenes estudiantes del Seminario Menor de San Buenaventura, fueron interceptados por grupos oficialistas que habían tomado el control de la avenida Don Tulio Febres Cordero para bloquear el paso a la esposa del dirigente político Leopoldo López, Lilian Tintori. Los 5 seminaristas fueron robados, golpeados, desnudados y sus ropas posteriormente quemadas, cuando se dirigían a sus clases de inglés en el centro Venezolano Americano. Luego del ataque fueron asistidos por vecinos quienes los trasladaron a un centro privado de salud.

El arzobispo metropolitano de Mérida, Baltazar Enrique Porras, dejó saber su malestar manifestándose en contra de aquellos “antisociales que actúan con total impunidad, pues no hay ni policías ni guardias nacionales que impidan estos atropellos”.