Surge el comunismo en Rusia

fatimajpg20En Marzo de 1917, daban inicio en Rusia, una serie de sucesos internos, que concluyeron con la caída y asesinato del Zar Nicolás II, junto a toda su familia, y la instauración del régimen bolchevique, movimiento que daría posteriormente a luz, a lo que la humanidad conocería como la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

La existencia de esta nación, regida ahora por la mano de hierro del comunismo, requería la abolición de la religión y, en este sentido, el gobierno soviético, lanzó una profunda campaña para eliminarla de la sociedad. Dado que algunos de los estados que componían la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas tenían su herencia étnica enraizada a sus iglesias nacionales, tanto los pueblos como la iglesia fueron blanco de sus ataques.

Bajo la dictadura de este cruel régimen, el 99% de las Iglesias fueron cerradas y unos 65 millones de cristianos, habrían sido ejecutados.

Muchos años más tarde, en 1995, el comisionado estatal de Rusia, confirmó que 200,000 sacerdotes ortodoxos rusos, monjes y monjas fueron asesinados. Sólo bajo el régimen de Nikita Krushev (1953-1964), 50,000 sacerdotes fueron ejecutados.

El pedido de consagración

Durante las apariciones de 1917, Nuestra Señora, revela a Lucia dentro de lo que históricamente ha venido a ser conocida como la segunda parte del secreto o segundo secreto de Fátima, lo siguiente:

En seguida levantamos los ojos hacia nuestra Señora, que nos dijo con bondad y tristeza: «Visteis el infierno, para donde van las almas de los pobres pecadores. Para salvarlas, Dios quiere establecer en el mundo la devoción a Inmaculado Corazón. Si hicieran lo que digo, se salvarán muchas almas y tendrán paz. La guerra va a acabar, pero si no dejan de ofender a Dios, en el reinado de Pío XI comenzará otra peor. Cuando vean una noche alumbrada por una luz desconocida, sepan que es la gran señal que les da Dios de que él va a castigar al mundo por sus crímenes, por medio de la guerra, el hambre y las persecuciones a la Iglesia y al Santo Padre. Para impedirla, vendré a pedir la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón, y a la comunión reparadora en los primeros sábados. Si atendieran a mis pedidos, la Rusia se convertirá y tendrán paz. Si no, esparcirá sus errores por el mundo, promoviendo guerras y persecuciones a la Iglesia, los buenos serán martirizados, el Santo Padre tendrá mucho que sufrir, varias naciones serán aniquiladas, por fin mi Corazón Inmaculado triunfará. El Santo Padre me consagrará la Rusia, que se convertirá, y será concedido al mundo algún tiempo de paz».

El anuncio de “Vendré a pedir la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón”, finalmente se concreta el 13 de Junio de 1929, cuando estando ya Lucia en el convento de las hermanas Doroteas en Tuy, España, Nuestra Señora se aparece nuevamente a Lucia diciéndole:

“Ha llegado el momento en que Dios pide al Santo Padre que haga, en unión con todos los Obispos del mundo, la consagración de Rusia a Mi Inmaculado Corazón, prometiendo salvarla por este medio. Son tantas las almas que la justicia de Dios condena por pecados cometidos contra Mi, que vengo a pedir reparación; sacrifícate por esta intención y reza”.

Por seguro, sabemos que el pedido de consagración de Rusia no fue cumplido, por lo menos hasta 1938, pues el 25 de Enero de aquel año, una inmensa aurora boreal, descrita como una “cortina de fuego” o un “rayo de luz color rojo sangre”, apareció en los cielos de Europa y fue visible tan lejos como en Gibraltar y algunas partes de los Estados Unidos. La luz que emitía el fenómeno era tan fuerte, que en muchos lugares de Europa, las personas podían leer sus periódicos aquella noche, sin necesidad de luz artificial. Muchos se asustaron al punto de correr a buscar refugio dentro de sus casas, pensando que había llegado el fin del mundo.

Ahora sabemos, que aquella aurora, era la señal prometida por Nuestra Señora, de que Dios iba a castigar al mundo y de que aquella “otra guerra peor” estaba en camino: La Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

También deducimos, que la consagración de Rusia, tampoco habría ocurrido hasta Mayo de 1952, pues de la propia hermana Lucía sabemos, que ese mismo año, Nuestra Señora se había presentado nuevamente,  haciéndole saber:

“Hazle saber al Santo Padre que yo estoy esperando la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón. Sin la consagración, Rusia no se podrá convertir y tampoco tendrá paz el mundo”.

 

Los intentos de consagración

Según los expertos sobre el tema, son dos los requerimientos para que la consagración sea considerada como válida: La mención de manera explicita de Rusia y la participación de todos los obispos del mundo.

En 1942, en plena Segunda Guerra Mundial, el papa Pio XII llevó a cabo una consagración del mundo al Inmaculado Corazón de María, pero ni hizo mención explicita de Rusia, ni participó ninguno de los obispos del mundo en la ceremonia. Pio XII haría un nuevo intento 10 años más tarde, el 7 de Julio de 1952. En esta oportunidad hizo mención de Rusia, pero no participaron los obispos, aunque existe un gran debate al respecto, pues muchos consideran a esta, como la consagración que habría cumplido los requerimientos, siendo aceptada por el cielo.

“Ahora, de manera especialísima, consagramos los pueblos de Rusia, a tu Corazón Inmaculado”.

También Juan Pablo II hizo algunos intentos de consagración, pero no mencionó específicamente a Rusia. En 1984 durante una ceremonia que contó con unos 250,000 espectadores, apartándose del texto preparado, Juan Pablo II incluyó:

“[…] ilumina especialmente a los pueblos para los que Tu Misma estás esperando nuestra consagración y confianza”.

Texto del que se deduce que hasta 1984, aún no se había efectuado la consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de María, tal y como Nuestra Señora lo había solicitado originalmente.

 

Entendiendo el mensaje más precisamente

El mensaje de Fátima, puede ser desglosado en dos diferentes momentos o condiciones y de cuyo cumplimiento, dependen dos diferentes promesas. Primero tenemos lo que hubiese ocurrido si se hubiese dado cumplimento cabal a su petición: La conversión de Rusia y la paz:

“Si atienden mis deseos, Rusia se convertirá y habrá paz…”

Y posteriormente, tenemos lo que ocurriría si se le daba cumplimiento tardío a la petición: La conversión de Rusia y “algún tiempo de paz”, mismos que vendrían pero solo,  luego de grandes tribulaciones:

“Si no, Rusia esparcirá sus errores por el mundo, promoviendo guerras y persecuciones a la Iglesia. Los buenos serán martirizados y el Santo Padre tendrá mucho que sufrir…varias naciones serán aniquiladas. Por fin, mi Inmaculado Corazón triunfará, el Santo Padre me consagrara a Rusia, que se convertirá y les será concedido al mundo algún tiempo de paz.”

De estas condiciones, se interpreta, que si se hubiese consagrado a Rusia A TIEMPO y como originalmente se especificó (el Papa en unión con todos los Obispos del mundo) , esta nación se hubiese convertido hace mucho tiempo atrás y habría paz en el mundo…

La historia nos enseña que en Rusia, tanto la iglesia Católica como la Ortodoxa, fueron brutalmente perseguidas y reprimidas. Sus templos fueron destruidos, millones de inocentes murieron martirizados y de hambre, en lo que es considerado uno de los más grandes genocidios de la humanidad. A consecuencia de la expansión del comunismo, muchas naciones de Europa del este fueron asimiladas y aniquiladas. Tal y como la santísima Virgen María lo había advertido. Por lo tanto, si nos ceñimos a estas condiciones establecidas por la Santísima Virgen María, la consagración de Rusia NO fue hecha, por lo menos a tiempo.

En las siguientes palabras,  la Virgen María nos dice que el Santo Padre (ya no menciona a los obispos) posteriormente consagrará a Rusia:

“el Santo Padre me consagrará a Rusia, que se convertirá”

De lo anterior se deduce, que finalmente una consagración hecha por el Santo Padre (sin necesidad de los obispos) sería aceptada por el cielo. Este es la razón detrás del argumento aceptado por muchos y  que considera como válida, la consagración llevada a cabo por Pio XII en 1952.

 

La advertencia

Es sabido que en 1931, Nuestro Señor  habló a la Hermana Lucía, y le transmitió una advertencia sobre la consagración de Rusia:

“Participa a Mis ministros que, en vista de que siguen el ejemplo del Rey de Francia, en la dilación de la ejecución de mi petición, también lo han de seguir en la aflicción”.

Nuestro Señor estaba haciendo aquí una referencia explícita a los pedidos del Sagrado Corazón hechos el 17 de junio de 1689 al Rey de Francia, por intermedio de Santa Margarita María de Alacoque.

Como resultado del rechazo del Rey Luis XIV -al igual que el rechazo tanto de su hijo como de su nieto, los reyes Luis XV y Luis XVI- a consagrar públicamente Francia al Sagrado Corazón de Jesús, como fue pedido por el Cielo, la Contra-Iglesia, protestante y masónica, llevó a cabo el gran alzamiento de la Revolución Francesa.

El 17 de junio de 1789, (Fiesta del Sagrado Corazón) exactamente a cien años del día en que Santa Margarita María había escrito el gran designio del Cielo para el Rey, se alzó el Tercer Estado y se proclamó una Asamblea Nacional, despojando al Rey Luis XVI de su poder legislativo.

En el verano del mismo año, nuestro Señor comunicó a Lucía, que el Papa iba a hacer la consagración pero que iba a hacerla tarde y que para ese entonces, Rusia habría esparcido ya sus errores por el mundo, provocando guerras y la persecución de la iglesia.

 

Visiones alternativas: La consagración secreta de Rusia dentro del Kremlin

Se trata de una historia muy poco conocida, de la que personalmente no he podido encontrar referencias en sitios de conocida reputación, y que cobrase popularidad con el fallecimiento de su supuesto co-ejecutor en el 2006. Sucedió el 25 de Marzo de 1984 y tuvo como protagonistas principales a Monseñor Pavel Hnilica, considerado por muchos como el “brazo derecho” de Juan Pablo II, a la madre Teresa de Calcuta y al sacerdote Leo Maasburg.

Monseñor tenía una misión: Viajar a Moscú junto con el padre Leo Maasburg, ingresar al Kremlin con todo lo necesario para celebrar la Santa Misa y llevar a cabo la consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de María. Todo lo necesario iba en un pequeño estuche de cuero. También llevaba consigo algunas Medallas Milagrosas, que debían de ser “plantadas” -tal y como había instruido la Madre Teresa-, dentro del Kremlin.

De acuerdo con el proyecto acordado con la Madre Teresa: en la mañana del 25 de marzo, cuando el Papa comenzara la ceremonia de la Consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de María, tenía que visitar el Kremlin, como turista, y hacer una pausa en la Catedral de la Asunción. Mientras pretendía estar interesado en las obras de arte valiosas contenidas en el mismo, iba a comenzar a orar y buscar un lugar oculto donde podría colocar la ‘Medalla Milagrosa’ que la Madre Teresa me había dado. Me di cuenta, leyendo mi guía, que estaban los tronos donde el zar, la zarina y el Patriarca de Moscú y de toda Rusia utilizaban para sentarse durante las ceremonias religiosas con el Patriarca sentado en el medio. Decidí que la ‘Medalla Milagrosa’ debía ser puesta bajo el trono del patriarca, mientras oraba para que el patriarca Alejo II pronto fuera capaz de volver a celebrar ritos religiosos en ese lugar.

En un momento dado, me encontré solo y empecé a concentrarse en la celebración de la misa en secreto. Llevé a cabo la Consagración de memoria utilizando un trozo de pan y un poco de vino que había traído conmigo. La formula de consagración la había llevado escondida dentro de las páginas del Pravda ”.

 

La conversión en cifras

orthodoxEn 1989, una cifra no mayor al 17% de los rusos, profesaba el cristianismo ortodoxo y el 75% de la población se confesaba atea.

Según datos presentados por el padre Alfredo Sáenz en un articulo escrito para la revista Gladius #39 y que presenta información recopilada al 2008, antes del derrumbe de la Unión Soviética, existían solamente 67 diócesis en todo su territorio. A la fecha del estudio, su cantidad llegaba a las 200. Habían 21 monasterios, los que se multiplicaron hasta sumar los 620. De 6,893 parroquias, han llegado a sumar las 23,000.

Mientras en el resto de Europa, las iglesias son cerradas (cierran miles cada año y son vendidas para ser empleadas para negocios de los más diferentes rubros ), en Rusia, se levantan 1,000 iglesias cada año (casi 3 por día!). Solamente en Moscú, existen en la actualidad más de 600 templos y el Patriarcado contempla la construcción de 200 más.

Luego del casi total exterminio de la cristiandad en la antigua Unión Soviética, hoy en día, se cuentan en unos 98 millones (casi el 70% de la población) el número de fieles de la iglesia católica ortodoxa. Esta cifra no incluye fieles católicos ni a otras denominaciones cristianas.

 

En el pasado

La historia nos cuenta también, que durante los aciagos días del comunismo en Rusia, uno de sus líderes, Nikita Khrushchev, iniciaría una de las más cruentas persecuciones de la historia moderna contra la cristiandad. Khrushchev, al ver que el número de fieles de la iglesia ortodoxa iba en aumento, lo que atentaba contra sus pretensiones de ateísmo total en Rusia, decide llevar a cabo una cruenta campaña (1958–1964) de exterminio contra la iglesia, misma que terminaría con la vida de unos 50,000 sacerdotes. La campaña anti cristiana incluyó el cierre masivo de iglesias, seminarios, la prohibición de la Eucaristía, bautismos, restringía el derecho de los padres a enseñar libremente la religión a sus hijos, el tañido de las campanas en los templos, etc. Muy a pesar de todas las acciones y frustraciones del régimen comunista, el número de fieles de la iglesia Ortodoxa, iba en aumento. Como parte de una de sus tantas maniobras políticas y dándose cuenta del arraigo del cristianismo en el pueblo ruso, decidió hasta cierto punto, tolerar la presencia de la iglesia Ortodoxa, pero solamente, luego de haberla infiltrado, intentando así convertirla en una suerte de herramienta de control. Así, no mucho después, el régimen comunista determinó que el eliminar la religión era “un objetivo imposible, pues la fe, es intrínseca al ser humano”, y a todas luces, el comunismo no era un substituto viable.

El hecho concreto es que en aquellos días, la guerra fría estaba en su máximo apogeo. El incidente conocido como “La crisis de los misiles” estuvo a punto de llevar a la humanidad a una tercera guerra mundial nuclear. Hoy sabemos que bien fácilmente, aquella maniobra de tolerar a la iglesia ortodoxa, habría tenido en el fondo un carácter aglutinante, que buscaba unir al pueblo ruso frente a un enemigo común. Coincidentemente, la situación actual en la que se halla Rusia, es casi la misma: Vivimos en los días de una nueva guerra fría y las principales potencias globales se hayan al borde del conflicto, enfrenándose de manera indirecta en el medio oriente. Pero el padre Saenz observa que si bien la situación es la misma, el contexto es sin embargo muy diferente: Rusia no es más una nación bajo las garras del comunismo, la cristiandad atraviesa una etapa visible de florecimiento y tienen un líder que en lugar de reprimir la religión, asiste a misa diaria.

Conversión al catolicismo?

Cuando nuestra Señora de Fátima pidió la Consagración de Rusia a su Inmaculado Corazón para de esta manera lograr su conversión, no se refería probablemente a su conversión a la fe católica, pues nunca lo mencionó así específicamente:

“El Santo Padre Me consagrará a Rusia, que se convertirá..”

El Chotki en la imagen del santuario de Fátima

El Chotki (“Rosario” Ortodoxo) en la imagen del santuario de Fátima

Y este “se convertirá”, muy fácilmente puede interpretarse como el innegable y evidente proceso de conversión que vive Rusia, un proceso de conversión desde el comunismo y ateísmo, a una forma de gobierno que protege los valores morales y al concepto de “familia tradicional”, que ha prohibido la propaganda abortista y se mueve en dirección de la prohibición del aborto en todas sus formas, que invierte más de 100 millones de dólares anualmente en la construcción y reparación de Iglesias y que considera a Dios como “necesario” en la vida de su nación, que defiende al Cristianismo y que ostenta una profunda y bien arraigada devoción a la Santísima Madre de Dios.

Según el presidente Ruso Vladimir Putin, el hombre necesita de Dios, pues un país no puede ser gobernado simplemente por leyes y por que estas, no son capaces de instilar ni moral ni virtudes en el ser humano. Coincidentemente, el arzobispo de Panamá, Monseñor Ulloa, nos advertía tan solo hace unos días atrás, que una democracia sin valores, esta condenada a convertirse en una forma de gobierno totalitaria.

Muy probablemente Nuestra Señora se refería a la conversión de Rusia desde el comunismo y ateísmo hacia Cristo, lo que está teniendo cumplimiento frente a nuestros ojos. De no ser esta la conversión prometida por Nuestra Señora, significaría que Rusia, tendría que pasar por una nuevo proceso de descomposición interna, que tenga como momento culminante, el retorno del ateísmo,  persecución de los Cristianos y el sufrimiento de la Iglesia.

El catolicismo en Rusia

Hay que tener presente, que Nuestra Señora, jamás prometió la conversión de Rusia al catolicismo. Nuestra Señora solo mencionó que Rusia “se convertiría”, pero no especificó que esta conversión, sería hacia alguna religión específicamente. Lo que de manera concreta y objetiva podemos decir, es que lejos de haberse incrementado el número de católicos, luego de la caída del comunismo en Rusia,  de acuerdo con una encuesta publicada en el año 2012, su número ha decaído de unos 500,000 a tan sólo 140,000, cifra que representa apenas un 0.1% de la población total. Otras fuentes sugieren una cifra mucho mayor de fieles (730,000 – 790,000) los que  están constituidos mayormente por ciudadanos extranjeros o minorías étnicas: polacos, lituanos, alemanes y ucranianos.

Las relaciones entre ambas iglesias luego del Gran Cisma no han sido las mejores. Numerosos intentos de visitas papales fueron denegados, así como también lo fueron los múltiples intentos por construir iglesias católicas. Durante los funerales de Juan Pablo II, apenas un millar de personas se congregó en la Catedral de la Inmaculada Concepción de Moscú, para presenciar el evento.

El Santo Rosario y el Chotki

fatima2

El Chotki colgando por encima del Rosario.

En las representaciones de Nuestra Señora de Fátima, es posible observar un detalle, que muy probablemente, pasa desapercibido para la gran mayoría. En ellas, se puede observar a Nuestra Señora, coronada con doce estrellas, vestida hermosamente de blanco, descalza, sobre una blanca nube que se haya posada sobre un pequeño árbol de roble. Adicionalmente, Nuestra Señora lleva colgando de sus manos el Santo Rosario (Nuestra Señora de Fátima es también conocida como Nuestra Señora del Rosario de Fátima), del que con tanta insistencia nos pide su rezo diario. Pero también lleva colgando de su cuello el conocido “Rosario Ortodoxo” o Chotki, empleado por los cristianos ortodoxos con la “Oración del Nombre de Jesús”: “Señor Jesucristo, Hijo de Dios, ten piedad de mi, pecador” y para el rezo de la “Regla Mariana a la Madre de Dios“, o Rosario Bizantino, una larga oración que en su estructura, es bastante similar al Santo Rosario de la Virgen María.

No se trata de una representación antojadiza. Se trata de la representación de Nuestra Señora, tal y como los pastorcitos la describieron y el Chotki es parte de ella.

En la actualidad

El Cristianismo, nunca creció más intensamente que en las últimas tres décadas en Rusia, sostiene el jefe del Departamento de Relaciones Exteriores de la Iglesia (DECR) Hilarión de Volokolamsk, quien habló sobre la fe religiosa en Rusia, su historia y renacimiento en las últimas décadas, durante una reunión con un grupo de profesores y 250 estudiantes de Italia, el 11 de octubre de 2016.

“La época que llamamos el segundo bautismo de Rusia comenzó en nuestra Iglesia en 1988. El bautismo masivo de nuestra población comenzó en Rusia a finales de los años 80 y principios de los 90. Hoy tenemos 35.000 iglesias. Eso significa que hemos abierto 29.000 iglesias a lo largo de veintiocho años, abriendo más de 1.000 iglesias por año o tres por día … Anteriormente teníamos tres seminarios teológicos o academias, y hoy hay más de cincuenta”.

A juicio de Hilarión de Volokolamsk, la historia rusa:

“Nunca ha sido testigo de tal crecimiento en la fe religiosa como hemos visto en los últimos veintiocho años. Más que eso, no conozco ningún precedente de este tipo en ninguna parte a lo largo de la historia de la humanidad. Somos conscientes, que la época de San Constantino el Grande en el siglo IV, fue un tiempo en que las iglesias se construyeron por todas partes y los bautismos en masa también tuvieron lugar. Pero no hay estadísticas para aquel período, pero si tenemos estadísticas para la época en que vivimos. “

El representante de la Iglesia Ortodoxa Rusa aclaró, que si bien es cierto la sociedad moderna se desenvuelve en una era post-cristiana, esta no se siente en Rusia y que muy por el contrario:

“Con nuestros propios ojos hemos visto el poder del cristianismo que nos permite abrir tres iglesias por día hoy. Hemos sido testigos de cómo el cristianismo transforma vidas humanas, hasta qué punto Cristo y Sus enseñanzas, siguen siendo importantes en nuestros días.”

Saque Usted sus propias conclusiones.

Fuentes:

http://www.mysticpost.com/2016/11/the-virgin-mary-and-the-consecration-of-russia-is-the-fatima-debate-over-russia-builds-28000-churches-in-past-28-years-a-world-record/

https://en.wikipedia.org/wiki/USSR_anti-religious_campaign_(1958%E2%80%9364)

http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=27698

http://www.fatima.org/span/essentials/opposed/desinformacion.asp

https://radiocristiandad.wordpress.com/2009/04/27/la-consagracion-de-rusia-al-inmaculado-corazon-de-maria/

https://es.wikipedia.org/wiki/Persecuci%C3%B3n_religiosa_en_el_Bloque_del_Este

http://www.opusangelorum.org/Espanol/Elangeldefatima.html

https://es.wikipedia.org/wiki/Misterios_de_F%C3%A1tima

https://radiocristiandad.wordpress.com/2009/04/27/la-consagracion-de-rusia-al-inmaculado-corazon-de-maria/

http://www.solarstorms.org/SS1938.html

http://www.religionenlibertad.com/del-moscu-comunista-al-vaticano-unas-cuantas-historias-de-la-madre-22944.htm

Nathaniel Davis, A Long Walk to Church: A Contemporary History of Russian Orthodoxy, Westview Press, 2003, xix


Sobre la aurora boreal del 25 de Enero de 1938:

The New York Times. Edición del 26 de Enero de 1938. Página 25.

Maine Press Herald. Edición del 26 de Enero de 1938. Portada.

London Times: Edición del 27 de Enero de 1938. Portada.