Cuando en el concilio de Cartago la iglesia definió los libros que serían incluidos dentro de la biblia (tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento) se contemplaron las siguientes 3 cualidades como necesarias para tal fin:

Debían haber sido escritos por apóstoles, debían haber estado en la iglesia desde siglo primero y debían de haberse usado siempre en la liturgia.
Siendo que Lucas no era un apóstol…cómo es que su libro fue incluido en el Canon Bíblico?

Por 2 razones: La primera es por que Lucas era discípulo de San Pablo y la segunda, por que el contenido de su evangelio proviene de testigos oculares o de sus protagonistas, como el mismo nos deja saber en los primeros párrafos de su evangelio:

Puesto que muchos han intentado narrar ordenadamente las cosas que se han verificado entre nosotros, tal como nos las han transmitido los que desde el principio fueron testigos oculares y servidores de la Palabra, he decidido yo también, después de haber investigado diligentemente todo desde los orígenes, escribírtelo por su orden, ilustre Teófilo, para que conozcas la solidez de las enseñanzas que has recibido.
Lucas 1:1-4

Lo anteriormente expresado, queda confirmado cuando Lucas nos cuenta en su evangelio sobre eventos y detalles de esos mismos eventos que solo podían haber sido conocidos por sus protagonistas.

Pongamos como ejemplo el pasaje bíblico conocido como la “anunciación de María” y en el que únicamente hubieron 2 protagonistas: El arcángel Gabriel y la Virgen María.

Y entrando el ángel, le dijo: ¡Salve, llena de gracia! El Señor está contigo; bendita eres tú entre las mujeres. Pero ella se turbó mucho por estas palabras, y se preguntaba qué clase de saludo sería éste…
Lucas 1:28-29

Como pudo saber Lucas sobre este evento y más aún, de lo que sintió María en su corazón si no es de la mismísima Virgen María?

Lo mismo sucede con el pasaje que corresponde a la visitación de María a su prima Santa Isabel. La conversación entre ambas y detalles como el salto del niño dentro del vientre de su madre y el tiempo de su estadía (que fue de 3 meses) solamente pudo obtenerlos de María. Además hay que recordar que Isabel era una mujer muy anciana en aquellos días y posiblemente ya había fallecido cuando Lucas comenzó a recopilar la información para escribir su evangelio.

Y podríamos continuar detallando más pasajes bíblicos (el nacimiento de Jesús y el niño Jesús hallado en el templo) lo que no es necesario, pues San Lucas nos ha dejado esta valiosísima clave:

María, por su parte, guardaba todas estas cosas, y las meditaba en su corazón…
Lucas 2:19

Y es justamente de allí, de donde Lucas obtuvo mucha de la información para escribir su evangelio.

Nota adicional
Cabe recalcar que Lucas fue discípulo de Saulo de Tarso (Pablo, el converso) quien pasó a convertirse de perseguidor de Cristianos a apóstol. Lucas era médico y que acompañaba a Pablo a todas partes, convirtiéndose esta en la razón por la cual muchos exegetas, sostienen que Pablo no gozaba de buena salud y que necesitaba de los servicios de Lucas de manera perenne.
Aunque no fue parte del grupo de los 12 apóstoles de Jesús, la tradición nos cuenta que sí fue miembro de los 72 primeros seguidores quienes fueron enviados en grupos de 2 a predicar a las ciudades a las que Jesús estaba pronto a visitar. Por lo tanto, Lucas tenía acceso, a ese privilegiado grupo se personas que tuvo la dicha de tener contacto directo con Nuestro Señor, lo cual ha quedado evidenciado en su evangelio.