EL Partido Australiano del Sexo o ASXP pos sus siglas en Inglés, acaba de lanzar un vídeo propagandístico en el que arremete directamente contra el Vaticano y hace mofa de Cristo crucificado.

En el vídeo se acusa a la Iglesia Católica de indoctrinar a los niños, amasar riquezas, meter sus narices en todas partes y gracias a todo esto, hacer del mundo un lugar “menos bueno”.

La música del vídeo fue tomada del tema “The Candy Man can” de la película de 1971 “Willy Wonka & The Chocolate Factory“, cuya letra original ha sido modificada para acomodar toda clase de improperios contra la Iglesia Católica, la que gracias a su “libro y a un judío de 2,000 años” es responsable de los males de la humanidad.

El vídeo también señala a la Iglesia Católica como un obstáculo para la felicidad de la comunidad LGBT (por su negativa al “matrimonio” de personas del mismo sexo) y ataca la posición de la Iglesia frente a la eutanasia, a la que responsabilizan de las largas y dolorosas agonías.

La letra de la canción  además denuncia  a la iglesia católica de inmiscuirse en la vida poética de las naciones, de hacerse rica mientras no paga impuestos, trae sobre la mesa, mediante insinuaciones, los casos de pedofilia, de ser obsoleta, solapada y perniciosa y gracias a todo esto, hacer del mundo un lugar “menos bueno”.

El Partido Australiano del Sexo, fue fundado el año 2008 por el ex-director general de una empresa pornográfica, y argumenta que lucha en favor de la adopción de “políticas de sentido común en torno al género y la igualdad sexual, el gobierno secular, la reforma de la ley de drogas, gravar a las instituciones religiosas y la muerte asistida.”

El objetivo de este partido es el de eliminar por completo a Dios de todas las entidades gubernamentales, incluyendo textos, juramentos y oraciones al inicio de sesión del Parlamento, además de exigir a los políticos que revelen su identidad religiosa al ingresar a la oficina.
La tarea principal de la plataforma de la ASXP para las elecciones federales de este año, mismas que determinarán este 2 de julio a los 226 miembros del Parlamento, es la exención fiscal concedida a las instituciones religiosas.