Monseñor Francisco Chavolla, Obispo de Toluca, México, propuso un muy singular experimento para demostrar la invalidez de las relaciones entre personas del mismo sexo, que aunque en realidad no tiene nada de extraordinario, hace uso de simple sentido común…cada vez menos común hoy en día.