El Rosario no está en la Biblia! Este es el argumento más común y grito de guerra (así lo pareciera muchas veces) que emplean nuestros hermanos separados para llamarnos la atención o reprendernos sobre la práctica católica de rezar el Santo Rosario…si supieran cuan equivocados están, pues de hecho es todo lo contrario. El rezo del Rosario SI está contenido en la Biblia y he aquí la prueba.

El rezo del Santo Rosario esta compuesto básicamente de 2 oraciones principales: El Avemaría y el Padre Nuestro.
El rezo del Santo Rosario consta de 2 partes: la meditación y la oración vocal.
En el primer aspecto componente del rezo del Santo Rosario conformado por la meditación, encontramos que está dividido en 4 misterios principales, cada uno dividido a su vez en 5 misterios. Cada uno de estos misterios contemplan los momentos de mayor trascendencia de la vida de nuestro Señor Jesucristo y los de su siempre virgen y madre, la virgen María.

Misterios Gozosos: La anunciación del ángel a María (Lc 1,26-38), La visitación de María a su prima Isabel (Lc 1,39-45), El nacimiento de Jesús (Lc 2,1-7),
La presentación de Jesús en el templo(Lc 2:21-40) y El niño Jesús perdido y hallado en el templo (Lc 2:41-51).

Misterios Dolorosos: La agonía de Jesús en el huerto de Getsemaní (Mateo 26:39), La flagelación de Jesús (Jn/19/01-03), La coronación de espinas (Jn 19:5), Jesús carga la cruz a cuestas (Mt 27:32-34) , La crucifixión y muerte de Jesús (Mt. 27.32-56)

Misterios Gloriosos: La resurrección de Jesús (Mt 28,1-7), La ascensión de Jesús (Mr. 16.19-20), La venida del Espíritu Santo (Hechos 2).
Con respecto a los 2 últimos Misterios Gozosos: La asunción de la Virgen María, La coronación de María como reina y Señora de todo lo creado, puedes encontrar información al respecto en este enlace: Transitus Mariae.

Misterios Luminosos: El bautismo de Jesús (Mt 3:13), Las bodas de Caná (Jn 2), El anuncio de la llegada del reino de Dios (Mt 3:2) , La transfiguración de Jesús (Mt 17:1), La institución de la eucarística (Mt 26:26-30)

El avemaría no es otra cosa que un “resumen” del evento que nos cuenta el apóstol Lucas en (Lc 1,26-38), conocido como la visitación del ángel o la encarnación del hijo de Dios.
Lo que se puede leer en la Biblia (Lc 1,26-38):

Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo. No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios. Vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús. El será grande y será llamado Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin.

Y aquí, lo que consideramos la oración Mariana más antigua, El avemaría:

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor esta contigo. Bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús. Santa María madre de Dios…

Con respecto al Padre Nuestro, no hay nada que explicar. Lo encontramos LITERAL en (Mt 6:9-13):

Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy. Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén.

Ya lo sabes. La siguiente vez que te digan que el Rosario no está en la Biblia, sorpréndelos, hazles saber que el rezo del Santo Rosario no solo está contenido en las sagradas escrituras, sino que también, te permite meditarlas todos los días!