Seguramente, por el titulo de esta entrada, más de uno habrá figurado a un Tarzán muy católico o una versión muy Católica del filme Tarzán. Lamentablemente ni lo uno, ni lo otro, sino más bien, todo lo contrario.

Recientemente, el sitio Catholic Herald, publicó un artículo en donde manifestaba su disconformidad con la nueva cinta “La Leyenda de Tarzán”. En ella, se puede apreciar como el villano, llamado Capitán León Rom, el que representa a un católico asesino y psicopático, intenta estrangular a Tarzán, empleando para tal propósito, nada más y nada menos que su Rosario, mismo que lleva sujeto al rededor de la muñeca a todas partes.
El filme muestra a este personaje empleando el Rosario como un instrumento de devoción y a la vez, como si fuese un arma, la que emplea de manera despiadada contra varias victimas.
Pero no todo queda ahí, Rom le confiesa a Jane, que había recibido el Rosario de un sacerdote cuando tenía 9 años de edad, a lo que muy risueña ella contesta, que quizás, él había sido demasiado cercano a ese sacerdote católico…

Sitios especializados como Pluggedin, son más benévolos al momento de considerar este aspecto como parte de su crítica, pues sostienen que los productores de “La leyenda de Tarzán, han incluido tales escenas, solo como elementos metafóricos, un símbolo de la opresión colonial por la que las poblaciones nativas, tuvieron que sufrir a mano de malvados conquistadores y colonizadores, representados bajo la persona de Rom.

En todo caso en lo que sí coinciden los diversos sitios especializados en la critica del séptimo arte, es que esta nueva versión de Tarzán, esta muy lejos de convertirse en un nuevo clásico o de marcar un hito entre las ya varias versiones existentes del hombre mono.