La cambiante realidad de la Iglesia Católica en los Estados Unidos trae una serie de desafíos e incógnitas, pero también grandes oportunidades para la evangelización y el compromiso, dijeron expertos en una reunión de líderes católicos.

“El futuro del catolicismo estadounidense se está forjando en áreas que antes no eran centrales para la vida católica de los Estados Unidos”, dijo el doctor Hosffman Ospino, profesor asociado de teología y educación religiosa en el Boston College, durante el evento “Convocación de Líderes Católicos: La Alegría del Evangelio en América” el 2 de julio en Orlando, Florida.

Explicó a más de 3.500 asistentes de parroquias y organizaciones católicas de todo el país, cómo el rostro de la Iglesia en los Estados Unidos, está cambiando rápidamente. En particular, señaló el rápido crecimiento en todo el país, particularmente en el Sur y Oeste, de las comunidades hispanas. También señaló el rápido crecimiento de otras comunidades religiosas, en particular, las comunidades católicas asiáticas y, en algunas localidades, comunidades de inmigrantes de África.

Hace cincuenta años, más del 80 por ciento de los católicos estadounidenses eran de ascendencia europea. En la actualidad, ese número es menor al 50 por ciento. Hoy, el 40 por ciento de los católicos en los Estados Unidos reclaman la herencia latina, el 5 por ciento son de ascendencia asiática o de las islas del Pacífico, el 4 por ciento afroamericanos y el 1 por ciento restante, de ascendencia nativa americana.

Entre los católicos menores de 30 años, estos números son aún más diversos.

“Para abordar estos cambios en la vida católica norteamericana, los católicos deben imaginar cómo será el futuro de la Iglesia”, dijo Ospino. Ospino también sugirió que los católicos re-imaginen su relación con la sociedad. Advirtió que las “guerras culturales”, que han marcado el discurso norteamericano en las últimas décadas, han obstaculizado, en algunos casos, la capacidad de la Iglesia para hablar efectivamente a las comunidades marginadas.

“Se ha vuelto imposible hablar de algo porque, se espera que uno tome una posición ideológica para aclarar su punto de vista”, comentó.

El padre franciscano Agustino Torres, CFR, trabaja extensamente con la juventud latina en la ciudad de Nueva York y explicó que esta -la población católica de mayor crecimiento en los Estados Unidos- no quiere sólo un programa, sino un ejemplo del Mensaje de la Iglesia. Señaló las enseñanzas de la Iglesia sobre el amor y la sexualidad, como un ejemplo concreto de la doctrina que la juventud puede aplicar a sus vidas, encontrándose con Cristo en el proceso.

Fuentes

http://cal-catholic.com/face-of-the-church-in-the-united-states-rapidly-changing/
Traducido y adaptado por Proyecto Emaús
Crédito de la imagen: CathNewsUSA