El Papa no puede cambiar la doctrina con una nota de pie de página

onepeterfive.com .- justify;”>El Obispo retirado de Bologna, Italia, el Cardenal Carlo Ferrara – uno de los autores del “Libro de los 5 Cardenales” y gran defensor de las enseñanzas tradicionales de la Iglesia Católica sobre el tema del matrimonio – ha dado recientemente una entrevista al sitio italiano La nuova bussola quotidiana. La entrevista tuvo lugar el 25 de Mayo y trató el tema de matrimonio y familia. En ella, el Cardenal Cafarra dejó bien en claro que si un estado crea leyes que permitan los llamados “matrimonios entre personas del mismo sexo“, estas sin embargo, “no pueden cambiar la realidad de las cosas“. Cafarra agregó:

“Los alcaldes, especialmente los Católicos tienen que hacer objeción de conciencia sobre este tema. El celebrar tal unión, lo haría a uno parcialmente responsable de tan grave e ilícito acto a nivel moral”.

El Cardenal observó que está teniendo lugar una disyunción entre la naturaleza y logos (principio de la razón divina y el orden creativo, identificado en el Evangelio de Juan con la segunda persona de la Trinidad encarnada en Jesucristo) y su relación con el matrimonio.

Cuando se le preguntó sobre si habían además causas sobrenaturales tras bastidores, el Cardenal Cafarra recordó la ya conocida correspondencia que había intercambiado con la Hermana Lucia en los años 80. Cafarra señala que el 13 de mayo de 1981 – aquel funesto día en el que el Papa Juan Pablo II sufriera un atentado contra su vida – estaba a punto de abrir un nuevo Instituto Pontificio para estudios sobre el tema de matrimonio y familia. Unos años más tarde, le escribió una carta a la hermana Lucía pidiéndole orara por él y por el recientemente fundado instituto, pero sin esperar una carta de respuesta. Para su sorpresa, la Hermana Lucía le contestó con una senda carta de la que el Cardenal nos cuenta:

“Me escribió de regreso – déjame recordarte que estábamos a principios de los años 80 – y ella me dijo que habrá un tiempo de “conflicto final” entre el Señor y Satán. Y que los combates se librarían sobre el tema del matrimonio y de la familia. Aquellos que peleen a favor del matrimonio y de la familia serán perseguidos. No tema, no tenga miedo pues Nuestra Señora ya ha pisado la cabeza de la infernal serpiente”.

Cafarra explica esta lucha entre Dios y Satán con el intento de re-definición de matrimonio:” Y Satán dijo a Dios: ‘Mira, esta es tu creación. Voy a demostrarte que Yo puedo construir una creación alternativa. Verás que las personas dirán que es mejor de esta manera”.

De acuerdo con Cafarra, depende de la Iglesia el enseñar nuevamente, la belleza del matrimonio sacramental, que hace de dos personas una sola y da a los esposos la gracia de la caridad conyugal para poder procrear y educar a sus hijos. La Iglesia “tiene que curar la inhabilidad que padece el ser humano para amar”.

Con respecto a la exhortación papal Amoris Laetitia, señala que el “Capitulo 8 es objetivamente impreciso pues causa conflictos de interpretación, incluso entre los Obispos”. En tal caso, continúa el prelado Italiano, uno tiene que referirse a la continuidad del Magisterio del pasado, para de esta manera obtener claridad sobre el tema. Cafarra se refiere aquí al principio de interpretación, de acuerdo con el cual, una enseñanza ambigua o “dudosa” del Magisterio, ha de ser interpretada en continuidad con el Magisterio anterior.
En cuestiones de Doctrina y Moral, el Magisterio no puede contradecirse“.
Con respecto al tema de los divorciados vueltos a casar y su acceso a la Sagrada Comunión, el Cardenal deja en claro que esto no puede ser cambiado y que a estas parejas, no les está permitido recibirla.
Ahora, si el Papa hubiese querido cambiar esta enseñanza – está claro – hubiese tenido el deber, el gran deber de decirlo, de manera muy clara y explicita. Uno no puede cambiar la disciplina de la Iglesia con la ayuda de una nota de pie de página y empleando un tono ‘incierto’.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *