EL gobierno de Turquía ha reaccionado después de más de 24 horas ante las palabras del papa Francisco quien recordase durante su visita a Armenia, el genocidio ocurrido en aquel país.
El vice primer ministro turco, Nurettin Canikli, ha tildado de “desafortunadas” las palabras del papa Francisco al recordar el «genocidio armenio»  refiriéndose al mismo como tal.

“Por desgracia, es posible ver todas las reflexiones y las huellas de la mentalidad de los Cruzados en las acciones del papado y del Papa».

Canikli ha incluso llegado a decir que las declaraciones del papa carecen de objetividad y son inconsistentes con la realidad:

“…la declaración del Papa no es objetiva y no es consistente con la realidad. Todos lo sabemos, el mundo entero lo sabe. Y los armenios también lo saben”.

Se estima que un número que oscila entre los 800,000 y los 1.5 millones de miembros de la etnia Armenia, fueron sistemáticamente muertos por la administración del Imperio Otomano, la que originó el país que conocemos como la Turquía de hoy. – Más sobre el Genocidio Armenio.

Estas declaraciones han motivado la intervención de la Santa Sede, la que ha respondido por medio de su portavoz, el Padre Federico Lombardi:

El papa Francisco no hace Cruzadas ni ha hecho declaraciones en contra de Turquía con espíritu de Cruzadas. Francisco rezó por la reconciliación de todos, no pronunció ni una palabra contra el pueblo turco. El papa no hace cruzadas, no intenta organizar guerras.

El Gobierno Turco siempre ha negado el término “genocidio” para describir las masacres ocurridas entre 1915 y 1917, afirmando que las víctimas, en el contexto de una guerra civil, fueron menos numerosas y eran tanto turcas como armenias.