dd

Daleiden dirigiéndose a la audiencia del Texas Right To Life. Crédito imagen: Church Militant.

Churchmilitant . –Durante una ceremonia patrocinada por la poderosa e influyente organización Pro Vida basada en Texas, Texas Right To Life, David Daleiden, el hombre detrás de los vídeos grabados con cámara oculta, que revelaron los turbios negocios de Planned Parenthood y el negociado de venta de partes de bebés abortados, hizo a la comunidad Pro Vida una advertencia.

Daleiden dijo que Planned Parenthood, debía pagar por sus actividades ilegales y que el gigante de la industria del aborto, debía ser clausurado. El fundador del Center for Medical Progress, hizo sus comentarios desde el podio del la reunión anual pro-fondos de Texas Right to Life, donde le fue otorgado el premio 2016 como Defensor de la Vida.

En un evento que tuvo lugar a tan sólo 3 millas de uno de los centros abortistas de Planned Parenthood en los que se filmaron algunos de los mencionados vídeos, Daleiden reveló, que a la fecha, el gigante abortista continúa negociando contratos con diversas universidades (incluso en Texas), que permiten abastecerlas con partes de bebés abortados con fines investigativos. Esta información proviene de investigaciones hechas por un comité del congreso, que investiga posibles violaciones criminales llevadas a cabo por Planned Parenthood con respecto al tráfico / lucro de partes de bebés abortados, lo que es contemplado bajo la ley como un crimen federal.

Daleiden anunció que Planned Parenthood, ha violado miles de veces las leyes federales de privacidad (HIPPA) al permitir a sus contratistas (las clínicas y centros abortistas que proveen los fetos) el ir a las oficinas principales de Planned Parenthod, a fin de revisar los historiales de sus pacientes, para poder así determinar, qué fetos recientemente abortados, se adecuaban mejor a sus “necesidades” (las necesidades de sus clientes), situación que se repite a diario.

De esta manera, los abortos eran llevados a cabo procurando dañar lo menos posible, los órganos de los niños no nacidos, necesitados por los contratistas.

“Este es el último tema que Planned Parenthood hubiese querido tratar públicamente, y es la razón detrás por la que arremete en contra de periodistas e investigadores particulares tan fuertemente, por que ellos saben, que este tema de violación de la privacidad de sus pacientes, los puede traer abajo […] Planned Parenthood debe ser responsailizada por sus crímenes. Mientras esto no suceda, ellos continuaran traficando partes de bebés”.

HIPAA es la ley de privacidad médica que prohíbe la publicación o revisión de información médica confidencial de los pacientes.