De acuerdo con el Anuario Pontificio 2017, son 10 los países que conforman casi el 56% de la catolicidad: Brasil, México, Filipinas, Estados Unidos, Italia, Francia, Colombia, España, Congo y Argentina.

Según el mismo informa, el número de católicos bautizados creció un 1%, llegando al total de 1,285 millones (al 31 de Diciembre del 2015).

En cuanto al período 2010-2015, la población católica mundial aumentó un 7,4 por ciento, dijo el Vaticano. África sigue siendo el continente con el mayor porcentaje de crecimiento, aumentando en un 19,4 por ciento durante el mismo período de cinco años. El aumento en África superó el crecimiento de la población en general.49

En Europa, las Américas y Asia, en general, el crecimiento o declive estadístico de la población católica coincidió con el crecimiento o declive de la población en su conjunto durante el quinquenio, según la Oficina Central de Estadísticas de la Iglesia.

De los 1.285 millones de católicos en el mundo, casi el 49% vive en el continente americano. Europa es el hogar de 22% de la población mundial católica; el 17.3 por ciento están en África; 11 por ciento están en Asia; Y un poco menos del 1% por ciento se encuentran en Oceanía y el Pacífico Sur.

A finales del año 2015, se contaba con un total de 670.320 religiosas profesadas en el mundo, 415.656 sacerdotes, 54.229 hermanos religiosos, 45.255 diáconos permanentes y 5.304 obispos.

En cuanto al número de seminaristas en el mundo, dijo la oficina, “ha alcanzado su máximo en el año 2011” y desde entonces ha experimentado “una contracción gradual. La única excepción es África, que por el momento no parece verse afectada por la crisis vocacional y es el área geográfica con mayor potencial”.

El aumento del número de sacerdotes diocesanos y de orden religioso en África, no pudo compensar la fuerte caída que se dio en el continente Europeo, el que perdió 2.502 sacerdotes en tan solo un año.

El impacto sobre los católicos es obvio, dijo el Vaticano. En el 2010 habían en el mundo un promedio de 2.900 católicos por cada sacerdote. En el 2015, la proporción había subido a 3.091 católicos por sacerdote.