(LifeSiteNews) – El sacerdote jesuita James Martin, que hace campaña a favor de la aceptación en la Iglesia de la homosexualidad activa, dijo que prefiere no hacer pública su propia sexualidad durante una nueva entrevista. Martin es bien conocido por los fieles católicos por apoyar los servicios sanitarios transgénero y por su gran presencia en los medios sociales para promover la causa LGBT.

Es el autor de un nuevo libro pro-gay que aboga por que la Iglesia Católica tome una nueva ruta pastoral para tratar con la comunidad LGBT. También es consultor de la Secretaría de Comunicación del Vaticano. Martin sostiene que los empleados de las instituciones católicas no deben ser despedidos por ingresar a matrimonios del mismo sexo. Quiere que la Iglesia deje de referirse a “deseos y acciones homosexuales” (no personas) como intrínsecamente desordenados.

A finales de octubre de 2016, Martin aceptó un premio del New Ways Ministry, un grupo radicalmente pro-gay condenado por la Congregación para la Doctrina de la Fe y los obispos católicos de los Estados Unidos. Su discurso en este evento fue la base para su pequeño libro de 150 páginas. En su blog, Joseph Sciambra, estrella del porno gay vuelto apologista católico, destacó la reciente negativa de Martin en revelar si es homosexual o heterosexual

Martin evadió la pregunta en una entrevista con el Bay Area Reporter, una publicación que ha estado sirviendo a las comunidades gay, lesbianas, bisexuales y transexuales desde 1971. En la misma entrevista, Martin dijo que los sacerdotes homosexuales deberían “salir” (revelar su sexualidad de manera pública)  como LGBT para facilitar el diálogo con sus obispos.

Repitió una afirmación anterior de que los obispos que defienden y profesan la enseñanza de la Iglesia en contra de las relaciones entre personas del mismo sexo son potencialmente “gays encerrados” y reiteró que es un sacerdote de buena reputación cuyo superior religioso aprueba su activismo.

Martin dijo que la iglesia debe aprender sobre el amor de una pareja que practica la sodomía:

Uno de mis amigos más cercanos es un hombre gay que dejó una orden religiosa y ha estado con su pareja durante 20 años. Mark ha cuidado a su pareja, que tiene una enfermedad grave. La pregunta a la iglesia y a los obispos es: ¿Qué pueden aprender sobre el amor de Mark y su pareja?

En 2016, la Congregación para el Clero del Vaticano reafirmó la prohibición de las iglesias de permitir que los hombres con tendencias homosexuales se convirtieran en seminaristas o sacerdotes. Martin dijo que este documento está abierto a la interpretación.