Matrimonios entre personas del mismo sexo, transgenderismo y el divorcio son formas de ataque del demonio sobre la familia denunció el cardenal Robert Sarah en su alocución durante el desayuno en el National Catholic Prayer.

“Tenemos que defendernos a nosotros mismos, a la niñez y a las futuras generaciones de esta ideología demoniaca que sostiene que los niños no necesitan de padres y madres. Niega la naturaleza humana y busca alejar generaciones completas de Dios” .

El cardenal listó algunos ejemplos de esta ideología demoniaca:

“Acaso no vemos las señales de No vemos acaso las señales de estos insidiosos ataques en los Estados Unidos? […] La legalización de los matrimonios entre personas del mismo sexo, la obligación de aceptar métodos anticonceptivos como parte integral de un plan de salud y mas aún, las leyes que buscan promover los baños públicos unisex[…] No se supone acaso que un hombre nacido varón, tenga que usar los baños para hombre? NO puede haber una definición más sencilla”.

Sarah también puntualizó lo nocivo y destructivo que tanto el divorcio como la cohabitación pueden ser para los niños.

“La ruptura de las relaciones fundacionales en la vida de alguien – a través del divorcio, separación o imposiciones distorsionadas de la familia como lo son la cohabitación y los matrimonios entre personas del mismo sexo,  son una profunda herida que  incluso pueden llevar al cinismo y desesperación”.

“Estas situaciones  causan daño a los más pequeños inflingiendo profundas dudas existenciales referentes al amor. Son un escandalo que previene que los más vulnerables puedan creer en el amor y ese poder avasallador que previene la apertura al poder de sanación que proviene del Evangelio”.

El cardenal lamentó que nuevos problemas estén agravando a los más viejos.

“Lamentablemente, con la llegada de las nuevas tecnologías de reproducción, el alquiler de vientres, el llamado ‘matrimonio homosexual’ y otros males de la ideología de género, infligirán aún más heridas a esta generación en la que vivimos”.

“Esta es la razón por la que es tan importante luchar para proteger a la familia, la primera célula, la célula de la vida, de la Iglesia y de toda sociedad”.

Luego de su alocución, el Cardenal Sarah recibió un estruendoso aplauso de la audiencia. El programa también incluyó oradores como Paul Ryan, Fr. Paul Scalia (hijo de Antonin Scalia) y Constance Veit de las Hermanitas de los Pobres.

[alert-success]Artículo publicado originalmente en LifeSiteNews[/alert-success]