El Cardenal Oddi, el Tercer Secreto, el Concilio Vaticano II y la apostasía en la Iglesia

El cardenal Silvio Oddi, que murió en el 2001, fue uno de los prelados conservadores más abiertos de su tiempo y ocupa un lugar especial en la historia del debate sobre el mensaje de Fátima, ya que insistentemente, intentó que el Papa Juan XXIII publicara el Tercer Secreto de Fátima. Como el periódico británico The Telegraph informó sobre su muerte:

En otra entrevista publicada en 1990, el Cardenal Oddi habló sobre su relación con Juan XXIII. A principios de la década de 1960, cuando fungía como su secretario, le dijo al Papa: “Muy Santo Padre, hay una cosa por la cual no puedo perdonarle“. El Papa, sorprendido, le preguntó qué era. Oddi respondió que no había revelado el Tercer Secreto de Fátima, transmitido a tres niños portugueses por la Virgen María en 1917, cuyo revelación estaba prevista para 1960.

No hablemos de eso“, respondió el Papa. Oddi dijo que ya había pronunciado cientos de sermones y discursos sobre el tema. “Te dije que no lo mencionaras“, dijo el Papa.

El Cardenal Oddi, que había sido secretario del Arzobispo Angelo Giuseppe Roncalli -más tarde el Papa Juan XXIII- durante el tiempo en que este último sirvió como nuncio apostólico en París, dijo en la entrevista en abril de 1990, a la revista mensual internacional 30 Días, que no creía que el entonces inédito Tercer Secreto tuviese relación con los acontecimientos acaecidos en Rusia, con Gorbachov y su perestroika. Él responde a la pregunta si está de acuerdo con esta tesis rusa, de la siguiente manera:

No, por el contrario, sigo siendo muy escéptico. Creo que conocí a Juan XXIII bastante bien, ya que pasé varios años a su lado cuando estaba en la nunciatura de París. Si el Secreto se hubiera referido a realidades que consuelan a la Iglesia como la conversión de Rusia o el renacimiento religioso de Europa del Este, creo que habría ejercido presión para hacer público el Secreto.

Por debido a su temperamento, no dudaba en comunicar cosas alegres (se ha revelado que el Cardenal Roncalli, escribió una serie de cartas dirigidas a sus amigos, donde prácticamente anunciaba su elección como Papa). Pero cuando le pregunté durante una audiencia por qué en 1960, cuando la obligación de guardar el secreto había llegado a su fin, no había hecho pública la última parte del mensaje de Fátima, respondió con un suspiro de cansancio. Luego dijo: “No saques ese tema conmigo, por favor …”

Más tarde en esa misma entrevista, el Cardenal Oddi explica su propia teoría sobre el contenido del Tercer Secreto de Fátima:

¿Qué sucedió en 1960 que pudiese haber tenido relación con el Secreto de Fátima? El evento más importante es sin duda el lanzamiento de la fase preparatoria del Concilio Vaticano II. Por lo tanto, no me sorprendería si el Tercer Secreto, tuviese algo que ver con la convocación al Vaticano II …

Cuando se le preguntó, “¿Por qué dices eso?”, Responde Oddi, en parte:

Por la actitud que mostró el Papa Juan durante nuestra conversación, deduje, pero es solo una hipótesis, que el Tercer Secreto podría contener una parte bastante desagradable.
Juan XXIII había convocado al Consejo con la intención precisa de dirigir las fuerzas de la Iglesia hacia la solución de los problemas que preocupan a toda la humanidad, comenzando desde adentro. Es decir, tenía la intención de que el trabajo comenzara con la perfección evangélica perseguida por las personas consagradas … Pero todos sabemos que, a pesar de los grandes méritos del Concilio, muchas cosas tristes también han tenido lugar. Estas cosas tristes no se deben al Concilio, pero se llevaron a cabo junto con el Concilio. Estoy pensando, por ejemplo, en el número de sacerdotes que abandonaron el sacerdocio: se dice fueron unos 80,000. Pero uno solo tiene que recordar la angustia con la que el Santo Padre, Pablo VI, en 1968 clamó contra la “autodemolición” ocurriendo dentro de la Iglesia.

Concluyendo sus propias reflexiones sobre el posible contenido del Tercer Secreto de Fátima, el Cardenal Oddi agrega:

No me sorprendería que el Tercer Secreto aludiera a tiempos oscuros para la Iglesia: graves confusiones y apostasías problemáticas dentro del catolicismo mismo … Si consideramos la grave crisis que hemos vivido desde el Concilio, las señales de que esta profecía se ha cumplido, no parecen faltar.

En 1984, el cardenal Joseph Ratzinger, concedió una entrevista a la revista Jesús, en la que el prelado responde a la pregunta de por qué el Tercer Secreto aún no se ha revelado, de la siguiente manera:

Porque, según el juicio de los Papas, [el Tercer Secreto] no agrega nada a lo que un cristiano deba saber sobre lo que se deriva de la Revelación: es decir, un llamado radical a la conversión; la importancia absoluta de la historia; los peligros que amenazan la fe y la vida del cristiano, y por lo tanto del mundo. Y luego la importancia del “novissimi” (los últimos eventos relativos al final de los tiempos). Si no se hace público, al menos por el momento, es para evitar que la profecía religiosa se confunda con la búsqueda de lo sensacional. Pero las cosas contenidas en este “Tercer Secreto” corresponden a lo que se ha anunciado en las Escrituras y se ha dicho una y otra vez en muchas otras apariciones marianas, en primer lugar la de Fátima, en lo que ya se sabe de lo que contiene su mensaje. La conversión y la penitencia son las condiciones esenciales para la “salvación”.

De todo lo anterior, uno muy fácilmente podría concluir, que el Tercer Secreto de Fátima y el Concilio Vaticano II, están íntimamente vinculados. Así lo corroboraría el propio Cardenal Silvio Oddi tan sólo 5 años más tarde, tal y como consta en su libro “Tenero Mastino di Dio” (El manso mastín de Dios), publicado por la editorial Progetto Museali Editore en 1995, donde en la página 218 se puede leer:

El Tercer Secreto de Fátima, no trata sobre la supuesta conversión de Rusia, sino de la revolución en el interior de la Iglesia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *