Hoy 10 de Enero se celebra la fiesta del Bautismo de Nuestro Señor Jesucristo y más que nunca, resulta imprescindible recalcar la importancia de este sacramento y cómo gracias a el, nos hacemos hijos de Dios. Dios ama a todas sus criaturas, y aquellos no bautizados son hermanos nuestros en cuanto al origen humano, y como Dios nos ama a todos, quiere que todos nos salvemos y que lleguemos al conocimiento de la verdad. Es por ello que debemos de evangelizar a todos.
A continuación algunos textos de Biblia que así nos los recuerdan.

“Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie va al Padre, sino por Mí”

(Juan 14, 6).

“Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, se salvará, más el que no creyere se condenará”

(Mc 16, 15-16)..

Ha surgido una nueva criatura, por lo cual el recién bautizado se llama y es realmente hijo de Dios. “El cristiano nace de Dios, es hijo suyo en el sentido real, por lo cual debe parecerse a su Padre del Cielo; su condición de hijo consistirá precisamente en participar de la misma naturaleza que Él”.

(2 Corintios 5, 17).

“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”.

(Mateo 28:19-20).

“Había un hombre de los fariseos que se llamaba Nicodemo, un principal entre los judíos. Este vino a Jesús de noche, y le dijo: ‘Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro; porque nadie puede hacer estas señales que tú haces, si no está Dios con él’. Respondió Jesús y le dijo: ‘De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.’ Nicodemo le dijo: ‘¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer?’ Respondió Jesús: ‘De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es’.”

(Juan 3:1-6).

“Pedro les dijo: ‘Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo’”.

(Hechos 2:38)..

“¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva. Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en su resurrección.”

(Romanos 6:3-5).

..