Donde nació la Virgen María?

La casa de María en Jerusalén

La casa de La virgen María en Jerusalén.

Las Sagradas Escrituras nos cuentan (Lucas 1,26-27): “Al sexto mes el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una joven virgen que estaba comprometida en matrimonio con un hombre llamado José, de la familia de David. La virgen se llamaba María”.
No es necesario ser ningún Sherlock Holmes para deducir, que por lo menos hasta el momento del anunciamiento, María vivía en Nazaret, ciudad de Galilea. Pero fue aquella la misma ciudad en la que María nació?

Al respecto, la tradición nos cuenta 4 diferentes versiones. La primera sugiere que María habría nacido en Belén. El sostenimiento de dicho argumento ha sido expresado en un documento titulado “De nativ. S. Mariae” incluido a continuación de las obras de San Jerónimo; es una suposición más o menos vaga del Peregrino de Piacenza, llamado erróneamente Antonino Mártir, que escribió alrededor del 580 d. de J.C. finalmente, los Papas Pablo II (1471), Julio II (1507), León X (1519), Pablo III (1535), Pío IV (1565), Sixto V (1586) e Inocencio XII (1698) en sus Bulas referentes a la Santa Casa del Loreto afirman que la Bienaventurada Virgen nació, fue educada y recibió la visita del ángel en la Santa Casa. Sin embargo, estos pontífices no deseaban en realidad decidir sobre una cuestión histórica; ellos simplemente expresan la opinión de sus épocas respectivas.

La segunda versión, sostiene que la virgen María, nació en Seforis, una pequeña ciudad ubicada 3 millas al norte de Belén. Bajo el reinado de Constantino, se erigió en Seforis una iglesia para conmemorar la residencia de Joaquín y Ana en dicho lugar. San Epifanio habla de este santuario. Pero esto sólo demuestra que Nuestra Señora debió vivir durante algún tiempo en Seforis con sus padres, lo que no necesariamente indica que la virgen nació allí.

La tercera versión y también la más probable, sostiene que la virgen María nació en Jerusalén. Esto lo sabemos gracias a la celebración de la Natividad de La Virgen María.
Las primeras menciones de la misma, nos llegan por medio del evangelio apócrifo «Protoevangelio de Santiago» y además, gracias a múltiples testimonios que datan de los años 400 al 600 (que han sido posteriormente confirmados por hallazgos arqueológicos). Según estos, debió existir una catedral en honor de María Santísima, junto a la piscina probática. Más tarde y posteriormente al año 603, el patriarca Sofronio de Jerusalén «el de la lengua de miel», afirma que ése es el lugar exacto en donde nació la Virgen María.

La cuarta versión, se basa en el texto de las sagradas escrituras mencionado al principio de esta página. En el, se sostiene que la Santisima Virgen, nació en la misma casa en donde el Verbo se hizo carne. Al igual que con la segunda versión, tampoco significa que necesariamente, la Virgen haya nacido allí.

La casa de María en Éfeso

Pero la Santísima Virgen María a lo largo de su vida, vivió también en otras ciudades. Como todos bien sabemos, luego de la Ascensión de Nuestro Señor Jesucristo, María quedó bajo el cuidado del apóstol Juan, acompañándolo por lo tanto en su periplo para llevar la palabra de Dios.
Durante 3 años después del sacrificio de Nuestro Señor, María vivió en Jerusalén. Luego se movería a Betania, lugar en donde viviría también durante 3 años. Tambien es sabido que vivió durante 9 años en una pequeña casa en Éfeso (actual Turquía), en donde se encuentra la capilla de la Panaya Kapuli, que en turco significa «Capilla de la Toda Pura María».

Casa de la Virgen María en Éfeso.

Casa de la Virgen María en Éfeso.

Cuenta la historia que un día 29 de Julio de 1891, gracias a las insistentes peticiones de Sor Marie de Mandat-Grancey, la superiora de las Hijas de la Caridad, una expedición de sacerdotes partió con el objetivo de encontrar la casa de la virgen María y teniendo como guía las visiones de la mística alemana la Beata Anna Katharina Emmerick.
Tras muchos pesares, calor y cansancio, los sacerdotes encontraron muy cerca de una fuente, las ruinas de una casa; que para asombro de ellos, correspondía exactamente a la descripción de la beata Emmerick.

Los peregrinajes a este Santo lugar dieron inicio en el año 1896, tan solo 5 años después del descubrimiento de sus ruinas. Desde aquel entonces, el número de peregrinos que las visitan ha ido en aumento.
Muy ilustres personajes han tenido la dicha de posar las plantas de sus pies en tan sagrado lugar, entre ellos Pablo VI, Juan Pablo II y Benedicto XVI.

Bibliografía – Referencias
http://www.corazones.org/maria/natividad_maria.htm
http://webcatolicodejavier.org/VirgenMariaEfeso.html
http://es.catholic.net/op/articulos/18185/feliz-cumpleaos-mara.html
http://www.caminando-con-maria.org/ascendencia.htm
http://www.biografiasyvidas.com/biografia/m/maria_santa.htm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *