El rito Maronita tiene su origen en el siglo V y debe su nombre a San Marón, fundador del rito católico oriental: Iglesia Católica Maronita.

Una peculiaridad de este rito, es que la consagración se lleva a cabo cantando en arameo, el idioma de Jesucristo.
Cuando el sacerdote canta las palabras de la consagración, nos trasladamos en este momento a la Última Cena, oyendo las palabras del Señor a sus discípulos diciendo: “Coman este es mi cuerpo, beban esta es mi sangre”. Escuchar de nuevo el eco de la voz de Cristo es algo que toca lo más hondo del corazón.

En el vídeo, la consagración en el rito maronita la celebra el padre Alberto Meouchi quien, por cierto, escribió un libro llamado “Alma de Cristo”, en el que desgrana la oración del mismo nombre compuesta como acción de gracias tras la comunión.

Fuente

http://liturgiapapal.blogspot.com/2016/02/consagracion-en-arameo-idioma-de.html